En la Facultad de Artes Visuales debe nacer el pensamiento crítico

De WikiNoticias UANL

5 de agosto de 2009

Asumir un compromiso con el pensamiento crítico evitaría convertir este tipo de obras en catálogo de exposición o reseñas anecdóticas, recalcó García Murillo.

La aparición de Maestros fundadores de la Facultad de Artes Visuales de la UANL movió a la reflexión no sólo sobre la necesidad de rescatar la historia sino de emprender una aproximación crítica de la obra de estos creadores.

El libro, presentado en el Aula Zertuche del Colegio Civil Centro Cultural Universitario, la tarde del 29 de julio, reúne a manera de “museo de papel”, la obra de Antonio Decanini, Ignacio Martínez Rendón, Carmen Cortés y Manuel Durón.

Para Jorge García Murillo uno de los aciertos de la obra es abrir una serie de líneas de reflexión. En primer lugar, si bien es loable, requiere profundizar en juicios críticos sobre la producción de estos maestros.

Por ejemplo, debe hablarse de los contrastes de Manuel Durón entre su obra gris y depresiva, que no deja de ser fantástica, y la del colorido o su evidente estudio sobre Orozco, o bien, sobre la evolución desde la pincelada académica a la expresividad cromática de Carmen Cortés.

Además, reconoció que en torno a algunos de ellos se han generado mitos contra los que deben oponerse la aproximación crítica, “decir con desparpajo y atrevimiento las cosas por su nombre”, dijo.

Así como tuvieron momentos de gloria también es cierto que no siempre pintaron bien. Martínez Rendón fue un magnífico pintor, pero no de los mejores, aclaró, Cortés terminó en la decoración y Durón era un alcohólico empedernido.

Asumir un compromiso con el pensamiento crítico evitaría convertir este tipo de obras en catálogo de exposición o reseñas anecdóticas, recalcó García Murillo.

La función sustantiva de difusión de la facultad lo llevó a plantear la necesidad de contar con un espacio digno, de ser posible la mejor galería en México, para exhibir la obra de alumnos y egresados, así como su importante acervo plástico.

Consideró fantástico el anuncio de la aparición de la serie de libros, de los cuales Maestros fundadores es el primero, en los cuales deberán ser aún más exigentes.

Roberto Escamilla aludió al filme de homenaje realizado a Manuel Durón a raíz de su muerte el 22 de febrero de 1966. Ese ser menudito y frágil que se parece más al que está en su obra gráfica, vive hoy a través de ésta, dijo.

En ella hace que las personas que vio, sintió y vivió en el mundo sórdido de la calle Zaragoza, existan como seres expresionistas, fantasmales, en un momento de angustia existencial, ese mundo es el que captura el cortometraje.

García Murillo recomendó a la Universidad rescatar su obra perdida a fin de “redondear” la colección que posee, el mejor acervo que sobre este autor existe.

Benito Muñiz, catedrático de la FAV, ofreció un breve pero sustancial recorrido por la historia de la escuela de artes plásticas que debe plasmarse en un libro.

Herramientas personales