En México hay buenos traductores literarios, pero faltan editoriales que los apoyen

De WikiNoticias UANL

7 de marzo de 2007

En México hay numerosos talentos en la traducción literaria, pero faltan editoriales independientes que inviertan en este tipo de proyectos, dijo Silvia Pratt, quién impartió el seminario de traducción, en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

En México hay numerosos talentos en la traducción literaria, pero faltan editoriales independientes que inviertan en este tipo de proyectos, dijo Silvia Pratt, quién impartió el seminario de traducción, del 5 al 9 de febrero de 2007, en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

De la traducción profesional oficial, con fines generales en el ámbito de negocios, educación y comercial, hay un buen mercado de trabajo, no en la traducción literaria. “Muchas veces no tenemos la posibilidad de publicar traducciones de autores que nos interesan, ya que las casas editoriales tienen sus propios programas de traducción, necesitamos editoriales adecuadas”, comentó.

Pese a ello, en México existen escritores que son traductores; Pratt lleva 20 años dedicada a la traducción, especialmente del francés de Quebec, y aunque ha impartido seminarios en diferentes ciudades del país, es la primera ocasión que lo hace en Monterrey.

“En mi trabajo, he tenido la gran facilidad de estar en contacto con Editorial Mantis y de su propuesta editorial; desde 2002, traduzco un libro por año y algunas otras posibilidades”, comentó.

Mantis ha hecho un convenio de coedición con Ecrits des forges Poésie, de Québec, donde cierto número de quebequenses y de mexicanos se traducen, para el francés, como para el castellano.

Uno de los libros traducidos es el de Estancia en verde, bosquejos (La Chambre verte, études”) de France Mongeau, en coedición con el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes. En esta colección, de Nuevo León han sido traducidos al francés Armando Alanís Pulido y Luis Aguilar.

Respecto al seminario que impartió, “Para mí fue importante compartir los conocimientos que uno sabe con gente que tiene los mismos intereses e inquietudes que es el estar cerca de las letras y la palabra, estamos en contacto con el lenguaje y enfrentamos los retos que este nos plantea.

“Por otra parte, compartir los conocimientos con los asistentes al seminario es una muy buena oportunidad de dialogar, debatir y compartir las enseñanzas con personas que son traductores o que inician como tales.

“El tema o universo de la traducción es inagotable, independientemente de que estábamos ajustados a un programa previo, siempre salen preguntas, cuestionamientos y eso propicia querer saber más, no todo está dicho, no quedan aquí los frutos del seminario, sino que se abren expectativas y sobre todo, algo importante, también se insistió en la autocrítica para mejorar siempre los futuros trabajos”, dijo.

En la época de la globalización, la poeta y traductora Silvia Pratt consideró de gran importancia el estudiar varios idiomas, así como la traducción.

“Un idioma te abre muchísimo para el campo profesional de trabajo –señaló. Cómo a mí, en la traducción llegas a perfeccionar a tal punto el lenguaje que llegas a desempeñarte en diferentes ámbitos”.

Herramientas personales