El teatro es una reproducción de la vida, no documental, sino vital

De WikiNoticias UANL

12 de diciembre de 2007

La escritora Estela Leñero -al centro-, dialoga con estudiantes de Artes Escénicas.

La escritora Estela Leñero asistió al Teatro Espacio de la Facultad de Artes Escénicas para apreciar el montaje realizado bajo la dirección de Rogelio Villarreal Elizondo y las actuaciones de Janeth Villarreal y Roberto Rodríguez de su obra Casa llena.

A propósito de su estancia en la UANL, habló de sus impresiones sobre este montaje, de la función del teatro, de la importancia de llevar a escena las obras y las dificultades para ello, de escribir y publicar dramaturgia.

- ¿Qué función cumple el teatro?

Lo que más me parece fantástico es que es una reproducción de la vida, no documental, sino vital, en donde vamos viendo historias en las que nos identificamos no porque pensemos igual que el personaje sino porque emotivamente el personaje y el espectador tienen un vínculo, entonces la historia llega a través de la sensibilidad del espectador y puede ser mucho más poderoso que cualquier artículo de periódico porque la está contando de persona a persona.

El teatro es un medio ideal para conectarse con una problemática emotivamente como experiencia personal, en el momento en que el teatro es experiencia, la manera en que se vive puede introyectarse mucho mayormente. No necesariamente uno es el personaje pero si siempre hay puntos que te tocan, te puedes identificar con uno u otro personaje o siempre tendrás a alguien cercano que te cuenta la historia que estas viendo, no es una reproducción exacta de la realidad, pero sí es como una revitalización de una realidad.

- ¿El teatro debe comprometerse con la temática social?

Tiene que comprometerse con las problemáticas sociales, pero también con las problemáticas humanas en general. Muchas veces uno como dramaturgo puede escribir sobre temas sociales, personales, humanos, oníricos y una variedad más, pero en donde el ser humano esté involucrado, el anhelo de que el ser humano no sea lo que nosotros deseáramos ser o que la humanidad quisiera que el hombre fuera; también es un compromiso decir la humanidad es así o queremos que sea así, uno como escritor es muy importante desde el punto de vista personal hablar de una problemática social o una problemática humana.

- ¿El realismo te sirve para contar tu historia?

Actualmente el realismo tiene una amplitud de posibilidades increíbles, no solamente es el hiperrealismo o la vida tal cual sino que caben desde las ilusiones, los sueños, las pesadillas hasta los fondos imaginados, creemos que el realismo es lo que se toca lo que se vende y compra en un periódico y no es verdad, las posibilidades del realismo son muy vastas y cada tema requiere de un género, de un estilo, de un tipo de estructura dramática que el autor va encontrando en su propia obra.

UN TEMA VIGENTE

La producción de la UANL de Casa llena resultó una especie de reconocimiento a veinte años de que su primera obra fuera premiada por la revista Punto de partida, publicada por la Universidad Autónoma de Puebla y estrenada en el Centro Universitario de Teatro.

En ella se aborda a una pareja de jóvenes donde la mujer se encuentra en el dilema entre la necesidad amorosa con su exnovio y la necesidad de autoafirmarse y liberarse de la violencia física y psicológica, muchas veces más invisible, que el hombre ejerce sobre ella.

La presión del lado masculino puede ser muy limitante para el desarrollo de la mujer –dice la autora. Poco a poco vamos descubriendo de qué manera se da el vínculo entre pareja, no trata de ser evidente, sino que se va desarrollando a lo largo de la obra hasta descubrir las intensiones y las posiciones de cada uno de los personajes, en donde ella debe tener una decisión.

Es una obra que, aunque se diga que las mujeres ya estamos liberadas, nos damos cuenta por las estadísticas, los periódicos, los datos y las historias de vida que los hombres todavía tienen prejuicios culturales donde la violencia es algo cotidiano. A pesar de que queremos un mundo diferente la realidad choca todo el tiempo con nuestros anhelos y también nuestros deseos se contradicen con nuestra formación cultural en la que queremos ser liberales y a final de cuentas la violencia psicológica o física se presenta todavía en las relaciones de pareja.

Después de presenciar el montaje durante la función del sábado 24 de noviembre, la autora se mostró emocionada.

“Es un trabajo muy vívido, muy intenso, me parece un trabajo muy bueno, estoy muy contenta de que realmente pudieron existir los personajes tanto por los actores como por el director, ha sido un equipo muy integrado y el resultado, para mí, es muy bueno.”

Leñero considera Casa llena como una propuesta realista en donde las elipsis de tiempo y las síntesis son elementos que rompen con el hiperrealismo, es una aproximación a la vida cotidiana desde un punto de vista y aunque maneja dos personajes, el punto de vista predominante es de quien ocupa el espacio, la mujer.

- ¿Es importante que el teatro siga abordando este tipo de realidades?

El teatro tiene la posibilidad de abordar temas sociales desde un punto de vista personal, humano, eso cambia la perspectiva, un problema humano puede ser social o psicológico o de cualquier otro tipo, esa es otra perspectiva muy interesante.

Leñero se mostró complacida porque la UANL llevara a escena una de sus obras pues en la actualidad los dramaturgos mexicanos, que se encuentran muy atomizados, tienen la dificultad para montar sus obras de teatro.

“Siempre existe el recurso fácil de montar lo más conocido, lo reconocido, lo que ya se montó o lo que ya tuvo éxito en otro lado, el dramaturgo tiene esa limitante.”

EL TEATRO SE CONSUMA EN EL HECHO ESCÉNICO

En un esfuerzo por difundir su obra actualmente un grupo de dramaturgos tenemos una página web llama dramaturgiamexicana.com que podría ser un punto de arranque para el reto de exigir que se monten obras de teatro mexicano.

“Como primer punto creo en la puesta en escena, el teatro si no se lleva a escena se queda a medias porque un personaje existe en la medida en que vive y si un personaje se lee, vive a medias, vive como una novela, de todos modos la publicación es importante porque es una manera de difundir el teatro mexicano.” Otra dificultad, apunta la autora, es la existencia de teatros pero la carencia de producciones para mantenerlos, “sería prioritario que a los teatros que existen se les acondicionara y se les diera una infraestructura económica y organizativa, un teatro no existe solo, necesita una producción para que haya obras”.

TALLER DE DRAMATURGIA

Estela Leñero regresará a la Universidad Autónoma de Nuevo León en el 2808 con el proyecto de impartir un taller para jóvenes dramaturgos.

“Es muy importante que los dramaturgos escriban sobre su país o su entorno, sobre sus ideas, por eso me interesa mucho venir a dar un taller de dramaturgia donde pudieran empezar a escribir o consolidar los proyectos los escritores o la gente de teatro interesada en escribir, en perfeccionar su escritura, del taller pudieran salir trabajos concretos con una propuesta.

El teatro está abierto para cualquier escritor, la gente de teatro que es actor o un director de repente quiere escribir, pero yo creo que los escritores tienen la facultad y la pluma, nada más que les falta la especialización del concepto escénico, pero sería una aportación grandísima el que los escritores incursionaran en el teatro, sería un punto a favor del teatro porque tienen toda la técnica literaria avanzada.

- ¿Qué estás escribiendo ahora?

Después de un tiempo, después de haber buscado por muchos lados, estoy trabajando un tema sobre violencia intrafamiliar, Casa llena es mi primera obra de teatro y ahora estoy retomando ese tema curiosamente. También me interesan los temas históricos o los temas donde se mezcla la realidad y la ficción donde hay una mezcla de los deseos del personaje vueltos escena o la realidad vuelta sueño.

Herramientas personales