El teatro da plenitud de identidad

De WikiNoticias UANL

14 de septiembre de 2005

Para el maestro Francisco Sifuentes Rodríguez recibir el Premio a las Artes UANL 2005 en el rubro de Artes Corporales significa detonar tantos recuerdos.

A lo largo de cuatro décadas de fecunda labor artística, Francisco Sifuentes Rodríguez ha trabajado en distintas dependencias e instituciones, pero una de las más destacadas fue la época de 1973 a 1982, cuando participó activamente en el Taller de Teatro Universitario realizando jornadas escénicas en diferentes espacios de la localidad. Sifuentes inició su carrera en el teatro nuevoleonés en 1960 en la Escuela de Arte Dramático de la Universidad y a la fecha ha destacado como dramaturgo, actor y director escénico en numerosas puestas en escena, por las que ha obtenido reconocimientos locales y nacionales.

“Fue el primero en crear las muestras de teatro preparatoriano y las brigadas a los municipios, pero con lo que hizo una gran trayectoria –comenta Rogelio Villarreal Elizondo, secretario de Extensión y Cultura–, fue con esa famosa aventura del Taller de Teatro Universitario durante once años”.

¿Por qué continuar con esta labor por tantos años?

Tengo el concepto de que el teatro debe ser educacional e informativo, entonces la idea es hacer uso del teatro como apoyo al proceso educativo del alumno dentro de la Universidad, no es que quisiéramos hacer actores profesionales, sino darles pautas entrando al humanismo teatral y abrir los espacios culturales para que reflexionaran sobre ciertos aspectos de la vida, la vida cotidiana, la vida emocional, la vida corporal, eso es lo que me ha movido.

¿Qué ha sido lo más fácil y qué lo más difícil de este proceso?

Lo más fácil es decirle al estudiante que el teatro no es algo del otro mundo, sino por el contrario, de fácil acceso, cualquier alumno puede realizarlo. Teniendo el estudiante la clara idea de que el teatro es conocimiento su incursión le va a enriquecer, le va a dar plenitud a su identidad. Así empezamos a crear los grupos de teatro dentro de la Universidad, convocábamos estudiantes para reunirnos en un local determinado e iniciar elementos para los montajes, entonces surgían vocaciones artísticas, las cuales fueron permeando a la misma Universidad y creando nuevos grupos impulsores de la actividad teatral.

Y lo más difícil, como siempre, ir creando espacios teatrales, algunas veces quisimos flaquear, pero no, seguíamos intensamente hasta que logramos que se abrieran teatros propiamente, entonces vino la consolidación del sueño que veníamos forjando.

De esta larga trayectoria, ¿qué le ha gustado más?

Disfruto muchas cosas; pero ha sido la de asesorar a otras universidades para darles pautas o guías de cómo organizar y atender los grupos estudiantiles, los módulos básicos para la formación de actores, esto nos daba mayor emoción creativa para seguir impulsando al teatro.

¿Qué papel le gusta más, el de actor o director?

Empecé como actor pero conforme me fui desarrollando me fui involucrando en la dirección escénica, imaginaba y veía cosas que sentía, soñaba escenas, mi fantasía se abría y entonces quería llevarlas al escenario, entonces, ante esos sentimientos preferí encaminarme profesionalmente hacia la dirección.

¿Y de dirigir?

Me gusta el teatro total donde no sólo se usa la palabra sino el lenguaje poético y la expresión corporal en espacios donde la fantasía se suelte y se cree un mundo mágico.

¿Cuál considera su obra favorita?

La que me ha dejado más satisfacciones es Divinas palabras de Ramón del Valle Inclán, porque ahí manejé una técnica creada por él llamada el esperpento escénico, dirigí alrededor de treinta actores y la presentamos en diez universidades en todo el país.

¿Qué sigue para Francisco Sifuentes?

Estoy planeando un proyecto que voy a proponer a la Secretaría de Extensión y Cultura de la UANL que llamo “La estructura del teatro estudiantil universitario”, donde propongo que en cada preparatoria haya un grupo de teatro para que vayan formando público.

COORDINADOR DE TALLERES TEATRALES

El maestro Sifuentes estudió en la Escuela de Arte Dramático de la Universidad de Nuevo León de 1960 a 1962. Realizó cursos de especialización en Teatro Educacional, Creación Dramática y Caracterología de la Dirección Escénica. Posee una fructífera trayectoria como coordinador de talleres teatrales universitarios y director de grupos escénicos en diversas dependencias universitarias, así como en instancias municipales y estatales. Además de haber dictado conferencias sobre el quehacer teatral y participado en numerosos congresos, mesas redondas, concursos y festivales locales, nacionales e internacionales. Actualmente es catedrático de la Facultad de Artes Escénicas, dependencia que lo propusiera para este galardón.

Herramientas personales