El pensamiento crítico puede ayudarnos a comprender y actuar

De WikiNoticias UANL

11 de junio de 2007

Pablo González Casanova ofreció su conferencia magistral "Las ciencias sociales y el pensamiento crítico de nuestro tiempo".

“Vivimos un mundo sin precedentes a nivel organización. No somos una suma de partes sino una combinación que cada vez se muestra mas desorganizada, lejos de los sistemas autorregulados y de control, una respuesta podría ser que cada quien se pregunte qué hacer ante las crisis”.

Lo anterior fue sostenido por el destacado sociólogo y crítico mexicano Pablo González Casanova durante su conferencia magistral “Las ciencias sociales y el pensamiento crítico de nuestro tiempo”, que se integró al ciclo de seminarios itinerantes promovidos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para la discusión y análisis sobre el estado actual de las Ciencias Sociales en México.

El doctor González Casanova, quien fuera rector de la UNAM en la década de los 70, y distinguido como Investigador y Profesor Emérito de dicha institución, ofreció una visión preliminar relacionada con las aportaciones de grandes clásicos de la sociología, como Max Weber, Herbert Spencer, Immanuel Kant y Karl Marx.

“Su estudio nos permite entender la evolución y la complejidad de nuestro tiempo, las leyes de progresión y evolución. Ellos analizaron los términos de ciudad, industria, capitalismo, modernidad; desarrollaron teorías para entender la realidad que vivimos, sus impactos en la cultura, la sociedad, la política, la economía. Y plantearon temas que vinieron a ser dominantes en el pensamiento nuestro, la importancia de la solidaridad, el conocimiento científico, la profundidad de pensamiento hacia el cambio social y las relaciones, prácticas y movimientos sociales.”

En la conferencia, antesala del evento organizado por los Institutos de Investigaciones Sociales de la UNAM y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), maestros, estudiantes e investigadores de esta última, pudieron participar de la disertación sobre las actuales coyunturas de la realidad mexicana y latinoamericana.

El pensamiento crítico, apuntó, debe orientarse hacia objetivos concretos y maneras de alcanzarlos, debe pensarse en el conjunto del cual formamos parte y en el cual actuamos, pensar en los contextos, en las categorías relacionadas con políticas que logren autorregular, adaptar, crear, dar importancia al liderazgo y tener en cuenta que hay muchos obstáculos, pero también hay muchas formas de superarlos.

Condecorado con el Premio Internacional José Martí, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), por su defensa de la identidad de los pueblos indios latinoamericanos, González Casanova expuso sus estudios recientes sobre las Nuevas Ciencias y las Humanidades, recogidas en un libro trabajado por los últimos diez años.

“Son inevitables las reestructuraciones, los análisis de nuestro tiempo, de las nuevas ciencias, las luchas, uniones y los estudios sociológicos que van conformando el pensamiento crítico. Pero ese pensamiento debe estar dirigido a ver las partes que integran el sistema y sus relaciones sinérgicas o contradictorias; precisamos formar, jerarquizar y autonomizar el camino hacia los objetivos, priorizar los inmediatos y hacerlo pensando en un mínimo de costos y desviaciones. En nuestra realidad se impone establecer una comunicación exacta, organizar el conocimiento, la información, sus contextos y relaciones, y sobre todo priorizar estructuras vitales para sostener un sistema. El pensamiento crítico puede ayudarnos mucho a comprender y actuar.”

El autor de la serie de ensayos ¿A donde va México?, y los libros Sociología de la explotación, La democracia en México y Las Nuevas Ciencias y las Humanidades: De la Academia a la Política, entre otros, examinó hasta qué punto el pensamiento alternativo contemporáneo puede influir en la realidad que se vive en México y Latinoamérica en general.

“América Latina es en este momento una de las regiones del mundo donde el pensamiento crítico y creador esta presentando alternativas más ricas y formas mucho mas abarcadoras, de efectos mucho mayores en las distintas civilizaciones del mundo. Y esto no es una casualidad, en gran medida esta es una región del mundo donde se juntan las culturas de los conquistadores y los conquistados.

“En México y en otros países de América Latina, el estar adelante en las avanzadas del pensamiento alternativo es un fenómeno antiguo, desde el siglo XVIII ya se daban antecedentes de lo que después se llamaría la Teología de la Liberación en México y en Cuba. Hoy se están dando posibilidades como la de Evo Morales que es el triunfo electoral de los pueblos indios de Bolivia, que allá son mayoría, o el de Hugo Chávez, que trata de recuperar la tradición de Bolívar y la articula a las nuevas experiencias. Pero de la misma manera se están combinando nuestras luchas por la independencia, con las luchas por la democracia y con las luchas por un socialismo que no repita errores tan graves como los que se cometieron en otras partes del mundo.”

Su compromiso social con la ciencia puesta en función del razonamiento hacia los sistemas complejos transformadores de la realidad, y su activismo hacia las autonomías y los derechos humanos han consolidado a Pablo González Casanova como una personalidad indispensable en el escenario intelectual mexicano.

Pero las luchas de su pensamiento aún no concluyen.

“Hay problemas que están afectando y amenazando al conjunto de la humanidad, y nuestra tarea no es dramatizar, tampoco ignorar, en ese sentido el pensamiento crítico resulta fundamental. Hay cosas que ya están ocurriendo que son muy serias: el endurecimiento general que hay en políticas de no concesión, de lo no negociable, y este endurecimiento nos está llevando a repetir historias anteriores en la solución de crisis, que han llevado a guerras internas y a guerras internacionales. Necesitamos una democracia de veras, con respeto a las religiones de los demás, a las ideas y a la toma de decisiones de una gran parte de la humanidad, y el camino es la lucha por esa democracia redefinida.”

La agudeza de su visión lo ha entrenado en el don de las predicciones. Recientemente descubrió, haciendo un análisis de los errores en sus trabajos de predicción y prospectiva, que sus enunciados optimistas había tenido menores probabilidades de acierto que los pesimistas.

“El futuro no lo podemos ver sin estudiar la historia de como se ha visto ese futuro, las experiencias de las utopías y las prácticas de proyectos, programas, y por otro lado vincular la historia emergente a la historia reciente, porque el futuro ya está aquí, y todos debemos tratar de controlar un poco más nuestros errores.”

Diversas mesas de discusiones analizaron durante los días 7 y 8 de junio de 2007 la problemática social de la Región Noreste, la Formación de Recursos Humanos en Ciencias Sociales, las investigaciones, redes académicas y actividades institucionales, entre otros temas, que al decir de la doctora Esthela Gutiérrez, directora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UANL “buscan reforzar desde aquí, esta intención de la UNAM de llevar la discusión de las ciencias sociales por varias universidades del país, estableciendo un vínculo estrecho para ubicar las ciencias sociales como un campo de conocimiento al servicio de la sociedad.”

Herramientas personales