El Aula Magna del Colegio Civil fue el escenario de los "Entremeses de Cervantes"

De WikiNoticias UANL

25 de abril de 2009

El Aula Magna del Colegio Civil fue el escenario de los "Entremeses de Cervantes", los días 24, 25 y 26 de abril de 2009, a las 20:30 horas.

En aquel Siglo de Oro español, entre el siglo XVI y XVII, los entremeses eran piezas teatrales breves que se intercalaban en el entreacto de una obra dramática mayor, en aquellos lejanos “corrales de comedia”. El entremés resultaba una pieza jocosa, de inspiración popular y consistente en un solo acto.

A la par de otros contemporáneos suyos como Francisco de Quevedo y Luis Quiñones de Benavente, Miguel de Cervantes Saavedra no se pudo quedar atrás en la composición de estas breves piezas dramáticas. Ocho son los entremeses que compuso el autor del Quijote, mismos que figuran entre las obras maestras del género.

Rubén González Garza, director y dramaturgo regiomontano, ha sido uno de los más asiduos directores de los entremeses cervantinos. En esta ocasión, presentó en Colegio Civil Centro Cultural Universitario una selección de cuatro de ellos, con el grupo teatral Los Trashumantes. Las funciones fueron del 24 al 26 de abril de 2009.

Se montó "La guardia cuidadosa", en el que asistimos a la disputa amorosa entre un soldado y un sacristán; "El viejo celoso", donde se critica la costumbre de casar a las mujeres contra su voluntad con hombres mayores; "La cueva de Salamanca", donde se aborda la infidelidad matrimonial; y "Los habladores", donde se narran las experiencias de un hombre casado con la mayor habladora del mundo.

“Son los más cómicos, los más cercanos a lo que Cervantes quiso decir, por ejemplo, en La guardia ciudadosa, según he hablado con varios conocedores de Cervantes, el personaje del soldado es el mismo Cervantes”, explica González Garza. “Él fue soldado, un soldado roto, venido a menos, según él mismo, y como siempre en el Quijote está hablando de su Dulcinea, en este caso defiende a su amada, que está en la casa, y que él piensa que es una princesa, cuando es una sirvienta”.

Entre la selección destacó un entremés que todos los especialistas atribuyen a Cervantes, Los habladores, con el que cierra el programa, uno de los más divertidos, a decir del director. “Hay otros que sólo son adjudicados, pero el que hay una certeza es éste”.

“Los temas son la infidelidad, el matrimonio entre una mujer joven y un viejo, la mujer habladora y dominante, el amorío entre los sacristanes falsos y las damas que ponen cuernos a su marido. Casi siempre hay ese juego que es una crítica de su época, y que creo que sigue siendo actualmente muy eficaz”.

En la compañía participaron los actores Alfonso Alvarado, Lissette Treviño, Roberto Alanís, Janneth Villarreal y Luigi Bazan, interpretando los diversos personajes que aparecen en estas breves piezas, que en total forman un programa de hora y media.

El lenguaje de las obras fue un poco retocado para hacerlo accesible al público en general, dada la dificultad de algunas expresiones de Cervantes. Sin embargo, Rubén González Garza estaba convencido de que es precisamente el pueblo quien el que logra captar más la esencia del entremés que la gente de la ciudad.

“Desde 1960 empecé a montar entremeses y a llevarlos a los diferentes pueblos, porque siento que el teatro clásico popular es el que alimenta la imaginación del público, de un público que no está acostumbrado al teatro. Este tipo de entremeses son especiales para que la gente se divierta, se salga de su cotidianeidad, y que conozca además parte de lo que es Cervantes, si no han leído nada del Quijote que tanto nos predican que tenemos que leer, por lo menos escuchar algo de lo que Cervantes escribió. Es un autor cercanísimo al pueblo”, indicó.

Herramientas personales