Edición bilingüe de Calicanto

De WikiNoticias UANL

18 de febrero de 2009

La Universidad Autónoma de Nuevo León editó la versión bilingüe del libro "Calicanto" del doctor Armando Flores Alanís.

“La arquitectura nos incumbe a todos”. Con esta frase, el doctor Armando Flores Alanís explicó su intención de hacer entender la arquitectura como cultura, para de esta manera hacerla de interés para todos, y no sólo para los arquitectos, promotores y urbanistas.

El esfuerzo quedó materializado en el libro Calicanto que en su versión bilingüe, fue presentado el 4 de febrero de 2009 en Colegio Civil Centro Cultural Universitario. Los comentarios estuvieron a cargo de la maestra Irma Laura Cantú Hinojosa de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y de Romeo Flores Caballero, entonces presidente de Conarte.

El autor destacó que la humildad franciscana es uno de los aspectos que más se encuentran presentes en la cultura y, por ende, en la arquitectura del noreste:

“En lecturas un poco más complejas, si nos ponemos a ver su color, vemos que dominan los ocres, los cafés, los cremas, los rojos, y ése es el color que se nos pegó culturalmente en la retina luego de ver tanto franciscano con hábito nuevo, viejo o raído, pero de ellos aprendimos parte, en esencia, de nuestro perfil”.

Flores Alanís apuntó el detalle de la puerta norte de la Catedral de Monterrey, que es una memoria de la austeridad de San Francisco de Asís, patrono de la orden.

La influencia franciscana es uno de los aspectos que el arquitecto reconoce en el elemento español de la arquitectura regiomontana que viene a unirse a los elementos chichimecas, tlaxcaltecas y africanos, grupos que se fueron sedimentando y dejando sus costumbres y tradiciones.

“Lo que hace Calicanto es presentar esa presencia, demostrar cómo en la arquitectura también se da esa circunstancia. Estudiar el fenómeno de la arquitectura significa estudiarlo como objeto cultural, por qué se construye, quién la habita, quién la usa”.

Irma Laura Cantú explicó que el arquitecto es traductor de lo que la sociedad quiere y puede lograr, por lo que cuando la arquitectura lo logra plasmar, trasciende. “Ser humano y arquitectura coexisten”, dijo, por lo que Calicanto “estudia la arquitectura en su contexto”.

Romeo Flores Caballero, en su intervención, mencionó: “Armando lo ha dejado claro, lo que somos, lo que pensamos y vivimos, es parte de la cultura, y parte de la arquitectura”.

La edición del libro incluye un extenso glosario de términos arquitectónicos, muchos de ellos en desuso, por lo cual Flores Alanís decidió tomar uno de los más bellos para nombrar el libro, que en su propia definición tiene mucho de significativo: “Calicanto. (In. Calicanto). s. m. Construcción hecha a base de piedra de canto y mortero de cal. Sinónimo de construcción de buena calidad.”

Herramientas personales