Drogas y sustancia nocivas aumentan la probabilidad de afecciones bucales

De WikiNoticias UANL

2 de octubre de 2007

Eduardo Serena Gómez, maestro de la Facultad de Odontología de la UANL, obtuvo primer lugar en el XIX Congreso Brasileño de Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial con su investigación Complicaciones en fracturas mandibulares relacionadas al abuso de substancias nocivas a la salud.

Desde Piracicaba, ciudad brasileña a unos 160 kilómetros de São Paulo, Eduardo Serena se movía en una habitualidad nueva y lejana a su Monterrey de siempre. El estudio del doctorado en Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial en la Universidade Estadual de Campinas (UNICAMP) alteró la rutina del maestro de la Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Y un hecho especial lo estimuló dentro de su periodo de aprendizajes y excelencia formativa. Como miembro del Colegio Brasileño de Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial, participó y obtuvo primer lugar en el XIX Congreso Brasileño de su especialidad, con la investigación “Complicaciones en fracturas mandibulares relacionadas al abuso de substancias nocivas a la salud”, desarrollada bajo la orientación del doctor Luis Augusto Passeri.

“El trabajo consiste en un estudio epidemiológico de mil 024 pacientes atendidos por trauma facial de 1999 a 2004. Vimos que de todos los huesos faciales, las fracturas mandibulares fueron las más comunes en un 48%, por lo que se decidió realizar el estudio en pacientes que presentaran alguna fractura mandibular. Se dividieron en cinco grupos estos pacientes según la sustancia consumida: pacientes sin vicios, fumantes, usuarios crónicos de bebidas alcohólicas, usuarios de drogas no intravenosas, cocaína, marihuana... y usuarios de drogas intravenosas.”

Según el estudio del doctor Serena, 58% de los pacientes con fractura mandibular tenían entre 19 a 35 años de edad, y entre estas edades también se presentó el mayor índice de consumo de sustancias nocivas y de complicaciones pos-quirúrgicas.

En el grupo de pacientes sin vicios la primera causa etiológica fueron los accidentes automovilísticos, en los demás grupos usuarios de algún tipo de sustancia nociva a la salud, la primera causa fue la agresión física. La infección fue la principal complicación pos-quirúrgica presentada en los cinco grupos, 17% de usuarios crónicos de bebidas alcohólicas presentaron complicaciones pos-quirúrgicas en el tratamiento de fracturas mandibulares y usuarios de drogas un 37.5 porciento.

“Desde el punto de vista científico, este estudio ayuda a entender que el abuso de sustancias nocivas a la salud generan varias alteraciones en nuestro cuerpo, desde el sistema inmune hasta psicológico lo cual altera el tratamiento en la recuperación de los pacientes, pudiendo así crear una complicación pos-quirúrgica que aumenta el tiempo de tratamiento en nuestro paciente, medicamentos, costos y morbilidad entre otros. Esto nos advierte la importancia de siempre tratar al paciente de forma integral, investigando sus hábitos, comportamientos.”

El mayor premio, confiesó, es haber representado a México y a la UANL en un evento de tal magnitud y con tan favorable resultado.

“Fue muy satisfactorio, gané el primer lugar entre más de 600 trabajos seleccionados para ser presentados, procedentes de Brasil, Perú, Venezuela, Chile, Estados Unidos de América y yo como único mexicano. El evento es considerado como el mayor de Latinoamérica, y este especialmente reunió a varios de los mejores Cirujanos Maxilofaciales del mundo, entre ellos el doctor Edward Ellis III, de los Estados Unidos, autor de más de 160 artículos, editor de una de las mejores revistas del área, y quien elogió este trabajo.”

La investigación generó una gran cantidad de resultados epidemiológicos dentro de las fracturas mandibulares por lo que ya está prevista para su publicación en revistas científicas internacionales, dos en Estados Unidos, una en Portugal y otra en España. Algo que llama su atención es que existe poco estímulo en México para realizar trabajos científicos y de investigación en esta área.

“Y es muy importante, pues está relacionada con las extracciones de dientes, patologías en boca, implantes dentales, reconstrucciones de los maxilares, trauma maxilofacial y corrección de deformidades dentoesqueléticas, entre otras.

“Actualmente (2 de octubre de 2007) me encuentro por terminar mi primer año en el doctorado, y estoy con algunos trabajos de investigación como por ejemplo el uso de nuevos polímeros para fijar fracturas faciales, en la corrección de deformidades dentofaciales, y en la creación de un nuevo parámetro para definir deficiencia del tercio medio de la cara para indicación de injertos aloplásticos, entre otras actividades como participaciones de docencia.”

Antes de su estancia en Brasil, el maestro Eduardo Serena impartía clases en dos grupos de Anatomía Dental en el segundo semestre de la Facultad de Odontología de la UANL. El período de aprendizaje continuo lo ha llenado de expectativas.

“Una de mis prioridades es cumplir mi compromiso con la UANL, pues he recibido mucho apoyo de su parte, y buscar apoyos para ayudar a formar el área de Cirugía Bucomaxilofacial en la Facultad de Odontología, ya que en México existen 13 residencias, nueve de ellas en la ciudad de México, y en nuestro Estado no contamos con esta especialidad siendo de gran importancia. La docencia es otro gran compromiso que tengo, espero pueda continuar aportando los conocimientos adquiridos y aprovechando al máximo el campo de la investigación en esta especialidad.”

La vida lejana ha sido difícil, otras lenguas, hábitos, modismos.

“Aunque algunas costumbres son parecidas con las de México, otras son totalmente diferentes, especialmente la comida, es difícil encontrar ingredientes para cocinar, hasta la harina es diferente para hacer tortillas. Estar tan lejos de casa ayuda a valorar nuestras tradiciones, cultura... Extraño mucho a mi esposa y mi hija, las carnes asadas con familia y amigos, tacos de trompo, gringas, piratas, el machacado con huevo, y pues lo que más extraño también aquí en el país del fútbol, es ir al estadio, pues cada quince días estaba en el volcán apoyando a los Tigres; soy Tigre de corazón.”

Muchos desafíos porvenir, está seguro. Pero sabe que vale la pena.

“Sé que estaré en la mira de muchas personas al ser Cirujano Bucomaxilofacial con grado de doctor, pues tengo entendido que nadie más tiene esta especialidad en México, puede que yo sea el primero. Por otra parte, todo lo aprendido aquí en Brasil, y el convivio con personas de diferentes nacionalidades representara una gran responsabilidad de mi parte, quiero tomar lo mejor para llevarlo a México y mantener abiertas las puertas a relaciones académicas con otras Universidades.

“Con la experiencia de vivir en otro país y hablar otro idioma, ya gané mucho. Lo mejor sin duda ha sido aprender cosas nuevas y valorar mucho más todo lo que tengo en México.”

Herramientas personales