Dos voces por la vida

De WikiNoticias UANL

11 de marzo de 2010

El Taller de Teatro Experimental de la UANL ofrece un “Dueto para uno”, intrigante y confrontador: Una violinista con esclerosis múltiple que pierde la razón de su existencia afrontando la vida a lo largo de seis sesiones con su psiquiatra.

Música y psiquiatría, un dueto atractivo: el músico que ha perdido la facultad de utilizar su instrumento debido a una enfermedad, el psiquiatra que lo atiende y un público atento al dueto emocional que representan tales sesiones.

Se trata de Dueto para uno, presentada durante el mes de febrero de 2010 en el Aula Magna de Colegio Civil Centro Cultural Universitario bajo la dirección del maestro Sergio García.

La obra, a cargo del Taller de Teatro Experimental de la UANL, es una pieza de Tom Kempisnki, reconocido director británico, estrenada en 1980 y años más adelante adaptada para el cine bajo la dirección de Andrei Konchalovsky.

Vagamente inspirada en la vida de Jacqueline du Pre. Dueto para uno cuenta la historia de una violinista de fama mundial enferma de esclerosis múltiple, lo cual le impedirá tocar por el resto de su vida.

Por insistencia del marido acude a ver a un psiquiatra, y la obra plantea las seis sesiones con él, donde parte del rechazo, llega al enojo completo y comienza a ver una luz que dé significado a su vida.

El montaje busca ofrecer una experiencia íntima de las sesiones, ya que la escena y el público se ubican en el escenario. Los actores no se encuentran a más de cinco metros de distancia del último espectador, por lo que la confrontación es total.

Sergio García explica: “Ella está al borde del suicidio degradándose como persona y el psiquiatra la pone en alerta; ella cree que ya no va a regresar, viene a despedirse pero lo último que le dice el psiquiatra es: aquí nos vemos la próxima semana a la misma hora”.

“El psiquiatra se da cuenta que ella está en el punto de aceptar que ya no va a poder seguir viviendo. Porque la vida el único sentido que tiene es vivirla. Ya si tú encuentras el arte o la religión como un propósito de vida es otra cosa. Como dice Albert Camus, lo que tenemos que solucionar es si queremos o no vivir, dándonos cuenta de que la vida, en el peor de los casos, no tiene un sentido sino que nosotros filósofos o artistas le hemos tratado de dar un sentido personal.

“Como la muerte existe, qué caso tiene que vengas, sufras y luego te toque una época como ésta y digas ¿qué hago con una vida así? La obra gira alrededor de esto, del valor de la vida, un árbol que da miles de frutos y tú eres el que eliges cuál te va a ayudar a encontrarle un sentido.”

Dueto para uno contó con las notables actuaciones de Yessenia López y Reynold Guerra, actores de reconocida trayectoria que aportan su experiencia al montaje. El texto es un lienzo en blanco para el trabajo actoral, además de que muchos críticos han comentado que la estructura de la obra asemeja a la de una sinfonía. Un gran abanico de posibilidades en que la música, razón de vida, aparece en escena.

Herramientas personales