Doncella Roller UANL

De WikiNoticias UANL

15 de junio de 2009

Beatriz Karina de León Lara realizando un ‘Flip’ con su patineta.

Para quienes creen que los deportes extremos con saltos, giros y mortales son exclusivos para los varones se equivocan, Beatriz Karina de León Lara es una de las féminas amantes de las emociones fuertes que practica el patinaje agresivo desde los 14 años.

Estudiante, a la fecha (15 de junio de 2009) de tercer semestre de la Preparatoria 15 Florida, de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Karina de León es una roller por convicción, quien inició con la patineta en rampa desde 2005, y en desde 2009 entrena también con patines.

“La sensación de deslizarte nadie te la quita, y ya que he practicado patines y patineta, puedo decir que los patines son mucho más extremos y divertidos”, comentó Karina de León.

Aunque en nuestro Estado no es común observar a jovencitas deslizarse en patines por los numerosos tubos de la escena urbana de Monterrey, en varios estados de Australia, Estados Unidos y España, son actos típicos.

“En Estados Unidos es muy común ver a las jovencitas patinando y haciendo trucos muy complejos. Creo que la cultura aquí es distinta, estamos acostumbrados a estudiar para mejorar, pero no solamente estudiando se logra. Roller agresivo es un deporte, pero aquí en México lo ven como: ¡No tienen nada qué hacer!”

“Ser bueno en este deporte te puede llevar muy lejos, superas tus miedos, viajas mucho por las competencias y conoces mucha gente”.

“Pero la verdad, es muy difícil sobresalir aquí en México, porque no hay mucho apoyo. En Estados Unidos gracias a que muchos patinan, cada parque está adecuado con un ‘skate park’, aquí sólo existe uno en la colonia Tres Caminos, otro en Fundidora y uno más en San Pedro”, expresó la estudiante.

Combinar la pasión por los patines con las clases vespertinas en la Preparatoria 15 Florida, no es tarea fácil. Sin embrago, Karina de León, desde principios de semestre se planteó una meta, encontrar un equilibrio y dedicarle tiempo a estas dos actividades.

“El plan para este semestre que está terminando fue enfocarme en las clases, llegar a mi casa, estudiar una o dos horas y después salirme a patinar, porque quieras o no, si dejas de patinar, pierdas la práctica. No basta que los trucos te salgan una vez, si no los practicas no los dominarás nunca”.

“Mi padres saben que es peligroso ser roller pero es preferible que esté patinando en las rampas de Fidel Velásquez, a estar en los antros, tomando, fumando o drogándome y que me puedan pasar mil cosas”.

“No encuentro las palabras exactas para describir lo que siento cuando patino, simplemente estás tú, tu tabla y lo que haces. Es una sensación de libertad única. Es como una droga pero sin drogarte, siempre lo he dicho, mi droga favorita, patinar, patinar, patinar”, argumentó la joven estudiante y roller, Karina de León.

Herramientas personales