Distinguen a la maestra Graciela Suárez Treviño

De WikiNoticias UANL

25 de septiembre de 2007

Considerada como la mejor soprano de México, la maestra Graciela Suárez Treviño también ha desempeñado brillantemente como docente por casi medio siglo en la Facultad de Música, labor que le fue reconocida por la UANL con el nombramiento de Profesor Emérito.

La maestra Graciela Suárez Treviño es una destacada cantante de ópera y concertista, así como liederista (intérprete de la canción alemana) nacida en Monterrey, Nuevo León, quien ha logrado conjuntar una carrera brillante y la docencia con un alto sentido de responsabilidad, imponiéndose con esto una gran tarea.

No obstante ser considerada como la mejor soprano de México, no ha sido menos en el aula, puesto que muchos de sus alumnos de la Facultad de Música de la UANL, figuran en elencos nacionales e internacionales y otros en la docencia a nivel estatal y nacional.

Inició su carrera en la Escuela de Música de la UANL, y desde muy temprana edad se distinguió como una de las alumnas más participativas en las escuelas y facultades de esta Institución, en la que también estudió Danza Contemporánea y donde estrenó varios ballets de compositores como Paulino Paredes y Nicanor Tamez.

Su dedicación por la música la llevó a cursar diferentes estudios, entre ellos diversos cursos en la Facultad de Música del Instituto Superior de Arte, perteneciente a la Universidad de las Artes en Cuba. También fue una de las fundadoras del Coro Universitario, en enero de 1958, en el que participó como solista y soprano principal responsable del área de voces femeninas.

Su actividad docente la inició en 1960 en la Facultad de Música, como auxiliar de la maestra Alicia González de Fernández, y en 1962 obtuvo su propia cátedra. En esta dependencia ha ocupado diversos cargos administrativos, como Subdirectora, miembro de la Comisión Académica y Consejera Maestra.

Desde estudiante destacó como recitalista y cultivadora de lieds, formando un gran público admirador de este arte gracias a la flexibilidad de su voz, que va desde el lírico más ligero hasta el dramatismo más impresionante, lo cual le ha permitido abordar, además del liederismo, la canción francesa, el oratorio, la ópera e incluso a Wagner, por lo que ha sido calificada como soprano “absoluta”.

Se ha presentado en auditorios nacionales, como el Palacio de Bellas Artes y la Sala Ponce, así como en escenarios extranjeros en Nueva York, Washington, New Jersey, San Antonio, McAllen y Laredo.

Entre las óperas que ha presentado se encuentran Baile de máscaras, de Verdi, Andrea Chénier, Aída, Cavallería rusticana y El Tabarro, además de hacerse cargo, durante su paso por Extensión Universitaria, de La Traviata, El Trovador, Manon Lescaut, Manon de Massenet, Madama Butterfly y Tosca.

La Universidad la ha reconocido en diversas ocasiones con diferentes galardones: Premio UANL a las Artes 1992, Reconocimiento por Trayectoria a nivel Nacional e Internacional (2001), Reconocimiento por Brillante y Destacada Trayectoria UANL (2003) y Reconocimiento a la Excelencia en el Desarrollo Profesional (2004).

Hasta este mes de septiembre de 2007 está dedicada a su cátedra del Taller de Ópera en la Facultad de Música.

Herramientas personales