Discuten sobre medio ambiente y desarrollo sustentable

De WikiNoticias UANL

21 de mayo de 2007

La Cátedra de Estudios e Investigación sobre el Québec Contemporáneo -convocada por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad de Sherbrooke-, regresó en su tercera edición con un tema de por sí importante: el medio ambiente y el desarrollo sustentable.

La Cátedra de Estudios e Investigación sobre el Québec Contemporáneo -convocada por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad de Sherbrooke-, regresó en su tercera edición con un tema de por sí importante: el medio ambiente y el desarrollo sustentable.

En la tercera edición de esta cátedra binacional, se buscó explorar y combinar aspectos multidisciplinarios en el estudio y práctica de los procesos de transformación productiva económica, demo-geográfica, biológica y social, con la dimensión medio-ambiental, que significa el sustento de la vida y las actividades humanas y de todas las especies en el planeta.

Durante la cátedra, que se realizó el jueves 17 de mayo en la Unidad de Seminarios del Centro de de Apoyo y Servicios Académicos, participaron los profesores de las universidades de México y Canadá, con el objetivo de dar a conocer en el estado la contribución quebequense en los campos del conocimiento científico.

EL MEDIO AMBIENTE: UN RETO DE LAS UNIVERSIDADES

La Cátedra de Estudios e Investigación sobre el Québec Contemporáneo sostiene el intercambio de información y contribuye a la promoción de los estudios relativos a la realidad quebequense e todas sus dimensiones.

El tema que se discutió durante la cátedra fue “El medio ambiente y el desarrollo sustentable”, foro en el que participaron Michel Montpetit, entonces director del Centro Universitario de Formación del Medio Ambiente, Sherbrooke; Glafiro Alanís, académico de la Facultad de Ciencias Biológicas UANL; Olivier Thomas, entonces Director del Observatorio del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sherbrooke; Roberto Mendoza Alfaro y Gustavo Martínez de la Facultad de Agronomía, UANL.

En su participación, Gustavo Martínez Turanzas expuso que la inquietud actual de los académicos e investigadores es ese umbral antopogénico de recursos que está llegando al límite práctico de sustentabilidad de la Tierra.

Luego, el investigador de la Facultad de Agronomía de la UANL se cuestionó –y cuestionó a la audiencia reunida en CASA- porque si se tiene el conocimiento y los medios para prevenir el fatal desenlace en materia ambiental, por qué no se toman las medidas necesarias para hacerlo.

Durante su conferencia “¿Qué pueden hacer las universidades en la educación ambiental para el desarrollo sustentable?”, Martínez Turanzas expuso que hay una serie de acciones a favor de la protección del ambiente, como es la Agenda 21, la Carta de la Tierra, el Decenio de la Educación para el Desarrollo Sustentable, la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección del Medio Ambiente, entre otras.

“Lo ideal es institucionalizar la educación ambiental para que pueda trascender dentro y fuera de la comunidad universitaria y esta educación debe estar centrada en cuatro áreas fundamentales: académica, investigación, vinculación y la institución como modelo”, refirió en su ponencia.

Precisó que urge que las universidades –como lo ha estado haciendo la UANL-, incorporen la temática ambiental en la formación general del estudiante universitario para consolidar una cultura ambiental y que promueva un desarrollo sustentable.

“Debemos formar bachilleres, técnicos, profesionales, maestros universitarios e investigadores poseedores de una cultura y ética ambiental consciente y preocupado por el medio ambiente y los problemas asociados a que tengan conocimientos, aptitud, actitud y compromiso sobre el tema”, pronunció el catedrático de la UANL.

Los investigadores, instó el conferenciante, deben generar el conocimiento y tecnologías que favorezcan un desarrollo sustentable, la mitigación del deterioro socio ambiental y la conservación de la diversidad biológica y cultural y uso de energía renovable.

“La institución educativa como modelo tendrá que ser pertinente y congruente en sus campus, en su papel de promotora de la cultura ambiental y sustentable, implementar prácticas operacionales que reducen su huella ecológica”, expresó Gustavo Martínez Turanzas.

Dijo que en la Universidad de Sherbrooke en Québec cuenta, a la fecha, con el Centro Interdisciplinario en materia de Educación Ambiental que integra 80 facultades que trabajan cerca de 70 disciplinas distintas.

“Aquí en la Universidad el Centro de Educación para el Desarrollo Sustentable funciona como órgano de servicio, se desarrollan las funciones de la operatividad y conocimiento del desarrollo sustentable en cuatro áreas del Programa Universitario de Educación Ambiental dentro de la UANL y ofrece servicios y productos a la sociedad”, refirió.

Herramientas personales