Dimensionan problemática de suicidas y su núcleo familiar

De WikiNoticias UANL

22 de noviembre de 2006

La doctora Patricia Liliana Cerda Pérez, catedrática e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL.

Considerado por la Secretaría de Salud como la sexta causa de muerte en nuestro país entre la población joven y económicamente activa, cuya edad oscila entre los 15 y 34 años, el suicidio se traduce en un tema de urgente atención.

En el estado, según la Procuraduría de Justicia, la cifra tuvo su cúspide en septiembre del año pasado con un promedio mensual de 22 suicidios, sólo superado por los homicidios culposos.

Buscando las causas detonantes del problema la doctora Patricia Liliana Cerda Pérez, catedrática e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), llevó a cabo la presentación del libro El suicidio en Nuevo León: perfil y estudio psicosocial, resultado de un trabajo de investigación de cinco años emprendido en coordinación con la Procuraduría de Justicia del Estado, el doctor Jorge Rubén Garza, maestro de la Facultad de Psicología de la UANL y la maestra Irma Cerda Pérez.

Se trata de una obra que busca conocer y dimensionar la problemática de las personas suicidas y su núcleo familiar inmediato por medio del análisis e interpretación estadística, grafológica y sicoanalítica, de textos y trazos de suicidas, así como con la percepción de especialistas desde el punto de vista social, espiritual y de salud pública y del estado.

“Considero este libro una valiosa herramienta para continuar nuestro trabajo en la salud mental de nuestra comunidad”, señaló Rosalinda Sepúlveda García.

Mario Luis Fuentes Alcalá enfatizó que se trata de un texto profundo y complejo, “presenta realmente una de las mayores paradojas que como sociedad tenemos, sin duda el suicidio es un acto individual pero a la vez social porque todos tenemos nuestra corresponsabilidad”.

Se observan graves incrementos en la población más frágil, los adolescentes, quienes no pueden enfrentar los retos de construir una vida; el libro nos introduce de una manera abrupta, dura, a la depresión, por lo que enfatiza las necesidades de fortalecer la salud mental y avanzar a construir los programas de atención y prevención, incluso por género.

Inclusive, dentro del texto se recalca que el suicidio es una tragedia que afecta no sólo al individuo, sino también a la familia, los amigos y la comunidad donde habitaba, pues a menudo el suicidio se vive como un fracaso personal por parte de padres, amigos y médicos que se culpan por no detectar los signos que los alerten. También es considerado como un fracaso por la comunidad, al servir de vivo recordatorio de que la sociedad, a menudo, no entrega un ambiente saludable, de sostén y educativo donde los niños crezcan y se desarrollen.

En cuanto a las conclusiones, refiere soportes institucionales para la familia como los sectores educativo y de salud, iniciativa privada, el estado y los medios de comunicación social, las sociedades de organizaciones no gubernamentales y las iglesias.

Además del libro, buscando prevenir este fenómeno, se realizó la impresión de la Guía para el manejo de la depresión y prevención del suicidio que se planea repartir en secundarias y preparatorias del estado, el cual incluye sitios y teléfonos de apoyo profesional para quienes enfrentan este padecimiento.


Herramientas personales