Difusores de las ciencias biológicas

De WikiNoticias UANL

22 de enero de 2009

Cuatro investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas recibieron reconocimiento durante la ceremonia conocida como Bibliofilia Universitaria por sus trabajos editados en libro por la Universidad.

Parte sustancial del quehacer universitario es la difusión de las ciencias en la cual el libro se convierte en un vehículo indispensable para la trasmisión de ese conocimiento.

Cuatro investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas recibieron reconocimiento durante la ceremonia conocida como Bibliofilia Universitaria por sus trabajos editados en libro por la Universidad en años recientes.

UN MANUAL PARA PRODUCTORES Y ACADÉMICOS

El doctor Roque Monsalvo Ramírez Lozano, investigador nacional nivel dos (a la fecha), indica que la labor detrás de Los pastos en la nutrición de rumiantes tomó cerca de quince años, así como dos años de trabajo en el texto.

Esta investigación se editó en libro en octubre de 2007, y comprende un análisis de los pastos que sirven como alimento para animales como borregos o cabras.

“Evaluamos nutricionalmente por varios años el valor de estos pastos, cómo los aprovechan, qué recomendaciones hay que hacer, se evaluaron desde el punto de vista del contenido de proteína, de fibra, aprovechamiento utilizando técnicas de digestibilidad para ver el grado de aprovechamiento”.

El profesor de la Facultad de Ciencias Biológicas explicó que se evaluaron todos los pastos nativos de la región noreste y los pastos que, aunque introducidos de otros países, ya se consideran parte de la flora nativa.

El libro fue realizado en coedición con la Fundación Produce Nuevo León, en un tiraje de mil ejemplares, de los cuales la mayor parte fueron donados o regalados a productores de la región noreste de México.

“Es para que les sirva directamente a los técnicos, productores, investigadores, como referencia y para futuras investigaciones que puedan desarrollar, ahí se muestra la base de la calidad nutritiva de los pastos y ahí se pueden hacer muchos trabajos”.

A enero de 2009 el doctor Ramírez Lozano trabajaba en proyectos sobre hábitos alimenticios de animales silvestres como el venado de cola blanca.

UN PAR DE HOMENAJES

Los doctores Armando Jesús Contreras Balderas y María de Lourdes Lozano Villano enfocaron su trabajo en hacer justo reconocimiento a la labor de dos científicos enfocados en el estudio de los peces.

Conscientes de que los homenajes se deben realizar en vida, “Homenaje al Dr. Andrés Reséndez Medina” y “Studies of North American desert fishes. In honor of E. P. Phil Pister, Conservationist”, buscan difundir la importancia de la ictiología a la par de dos trayectorias de investigación.

“En el caso de Andrés Reséndez Medina tuvimos la fortuna de haberle dedicado el libro muy a tiempo, porque aproximadamente cuatro meses después de que le entregamos el libro falleció”, comenta el doctor Contreras.

“Tuvimos esa oportunidad con un trabajo donde participó bastante gente y tuvimos la fortuna de haberlo tratado, ya que fue una persona de gran trayectoria en México. Se caracterizó por trabajar las lagunas costeras en México, trabajó en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) y la Universidad de Tabasco. Sus aportes fueron bastantes, formó gente, asesoró a muchos ictiólogos actuales”.

Phil Pister, por su parte, es un investigador norteamericano que se ha destacado en el estudio y conservación de peces que habitan en los manantiales y en los ríos de las zonas desérticas de Norteamérica. Además, es el primer libro de la UANL (Universidad Autónoma de Nuevo León) que se publica íntegramente en inglés.

Actualmente Pister es secretario vitalicio del Consejo de Peces del Desierto, organización que data de 1969.

“Phil ha tenido, además del interés en los desiertos, un interés muy particular en México. Le interesa mucho la conservación de los peces que viven en los manantiales del desierto porque son especies únicas, que nosotros las definimos como especies endémicas por no encontrarse en ninguna otra parte del mundo”.

Tanto Armando de Jesús Contreras como María de Lourdes Lozano destacan que es el momento de reconocer la labor de los científicos a través de los libros, que finalmente son textos que quedan para la historia.

LA FITOTERAPIA COBRA MÁS IMPORTANCIA

La doctora Leticia Háuad Marroquín destaca que su Manual de Fitoterapia surge como una necesidad de cursos sobre herbolaria, la utilidad de las plantas, manejo de recursos naturales, obtención de medicamentos a través de las plantas, y las técnicas necesarias para extraerlos.

Esto se da en un momento en que la Facultad de Ciencias Biológicas acaba de iniciar un diplomado de un año con este tema, en el cual la doctora también participa como profesora investigadora.

“Seguimos trabajando con plantas medicinales mexicanas, se está retomando todo lo que es natural, naturista, lo que antes era muy criticado por los médicos, porque se daba mucho la charlatanería. Ibas tú al mercado Juárez, por ejemplo, y pedías una hierba para tal cosa y te la daban sin ninguna calidad, ni norma que la certificara”, explica.

“Nosotros, a través de la metodología científica, lo que estamos haciendo es tomar una planta, por ejemplo el nopal, que es una planta mexicana que se puede preparar de maneras diferentes para uso culinario, aunque mucha gente le desagrada, hicimos una investigación, realizamos extractos y pruebas de actividad terapéutica, y se detectó que dentro de las muchas actividades terapéuticas que tiene el nopal, es que inhibe un hongo que es muy importante a nivel salud, eso llevado a medicina naturista es algo muy bueno”.

La doctora Háuad destaca que lo importante de la labor como investigadora es la multidisciplina, en la que el trabajo en equipo se vuelve algo enriquecedor. Hasta entonces se encontraba con un libro en borrador sobre el tratamiento de aguas residuales y otro sobre química terapéutica.

Herramientas personales