Difícilmente puede promover la lectura quien no la ha experimentado

De WikiNoticias UANL

5 de agosto de 2005

Para Felipe Garrido cuando se habla de formación de lectores se refiere a la literatura, no como asignatura sino como una experiencia que se vive, no que se aprende.

La aparición de libros como el Código da Vinci o Harry Potter, sin ser obras clásicas, como el Quijote de la Mancha, son para Felipe Garrido llamadas de atención sobre la necesidad de los autores y sus obras en español de contar con el fuerte apoyo de una editorial para su publicación y proyección.

Al impartir el seminario Cómo leer al Quijote, el esforzado promotor de la cultura de la lectura en el país ofrece su visión algo pesimista sobre este rubro.

¿Por qué momento atraviesa la promoción de la lectura?

Es un momento difícil para la lectura, los Rincones de Lectura desaparecieron y se sustituyeron por nada, por este inmenso programa de bibliotecas de aula que desde mi punto de vista es excesivo, tienen libros mayoritariamente editados, traducidos o escritos en España, con un lenguaje muy ajeno al nuestro, no hay un cuidado para elegirlos, además el Gobierno federal suspendió los programas de capacitación para que los maestros manejaran los libros, si los maestros no reciben ayuda, no los van a poder usar.

Yo espero que este momento difícil lo aguantemos hasta que cambie el Gobierno, pero tampoco hay garantía, puede empeorar, pero hay esperanza de que se puedan corregir alguno de los errores.

¿La Internet es un fantasma contra la lectura?

La Internet no se opone en nada a la lectura, al contrario, es un medio en el que se lee en la pantalla, aunque en general los materiales que uno encuentra son endebles, fragmentarios, apresurados; es más favorable la calidad de información que se puede encontrar en los libros.

¿Qué opina de obras como las de Harry Potter?

Ha puesto a leer a mucha gente, es una muestra más de cómo un libro y un autor necesitan el apoyo de una editorial fuerte que esté dispuesta a hacer todo lo que ha hecho como por ejemplo, que el libro esté en todo el mundo al mismo tiempo y que sea seguido por tanta gente.

Pero esto es viejo, uno piensa en libros como Mujercitas y Hombrecitos de Louisa May como producto editorial y luego piensa en libros como Los cuentos de la selva de Horacio Quiroga o María de Jorge Isaacs y no hay posibilidad de compararlos porque May tuvo siempre el apoyo de una plataforma editorial que en español no existe.

¿Qué opina de que los jóvenes no lean?

Yo creo que sí hay muchos jóvenes a los que les interesa la lectura, más que antes y menos de los que debería de haber, y siento que esto se debe básicamente a que tenemos una escuela que alfabetiza a la población, pero no le interesa formar lectores, lo ideal y lo lógico es que la mayoría de la población que termina su educación básica quedara incorporada más o menos a la lectura.

¿Cuáles son los enemigos de la lectura?

Quizá el peor enemigo es la ignorancia, la gente que no ha experimentado la lectura difícilmente puede promoverla porque no es un conocimiento, es una experiencia, y hay gente rencorosa que cuando habla de lectura se refiere a la literaria y piensa que no hay por qué privilegiarla porque la comparan con una asignatura como las matemáticas y no se trata de eso; cuando hablamos de formación de lectores hablamos de la literatura, no como asignatura sino como experiencia, como algo que se vive, no se aprende.

¿Hay muchos libros, demasiados libros?

Gabriel Zaid piensa que se publica más de lo que se debería, tiene razón si uno piensa que de cada cien libros publicados cuáles seguirán publicándose dentro de cien años, quizá ninguno, pero la gente va directo a escribir, a publicar y a probar.

¿Tipo el Código da Vinci?

¿Por qué no?, así como la gente tiene derecho a decir lo que quiera, tiene derecho a escribir lo que quiera, el único juez definitivo es el tiempo, Zaid tiene derecho a decir que son demasiados libros, lo que ya no estaría uno de acuerdo es encontrar mecanismos para impedir que todo eso se publique, que no es el Quijote, no lo es, esos no se escriben todos los días, la mayoría de los libros son intentos, algunos valen la pena.

¿Por qué el Quijote es la gran novela, el gran parteaguas?

Es muy divertida, muy moderna, más de lo que uno piensa, y sostiene valores que nos hacen falta hoy como la necesidad de la justicia y la libertad, y eso le da vigencia.

Herramientas personales