Descubren el poder de los hongos

De WikiNoticias UANL

12 de marzo de 2010

En el Laboratorio se han realizado análisis de la variabilidad genética de poblaciones de Candida albicans, en la foto se muestran los resultados de estos estudios.

Es sorprendente la variedad de formas en las cuales se presentan los diferentes tipos de hongos, los podemos ver en el baño, las cortinas, en las frutas y verduras; en pies, uñas o hasta en los ojos y sus posibilidades de estudio en la ciencia son inmensas.

La doctora Elva Teresa Aréchiga Carvajal, Químico Bacteriólogo Parasitólogo por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) quien es especialista en hongos, mencionó, “Son muy especiales porque no digieren sus alimentos dentro de la célula, sino que secretan enzimas que degradan los elementos fuera para luego absorberlos. Esto les permite crecer en cualquier lugar”.

La capacidad de los hongos de crecer en cualquier lado y bajo casi cualquier condición, hace que sus enzimas, genes y proteínas sean muy atractivas para la investigación científica ya que pueden contar con aplicaciones tanto en el área médica como aplicada a todo tipo de industria.

La importancia del estudio de los hongos radica en el interés de analizar su resistencia. ¿Por qué los hongos pueden crecer en ambientes tan diversos?, una vez descubiertas las estrategias que utilizan, éstas se pueden aprovechar para crear proteínas más estables y resistentes para su uso en la industria, o dentro del área médica., para descifrar las reacciones que tienen ante los antimicóticos.

En el Laboratorio de Micología y Fitopatología del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB), en el cual labora la Dra. Aréchiga Carvajal, se trabaja con los genes de los hongos que les permiten ser tan versátiles, buscando que a mediano o largo plazo sus hallazgos puedan ser aplicados de forma útil.

En colaboración con un grupo de científicos pertenecientes al Cuerpo Académico de Microbiología Aplicada, Aréchiga Carvajal, se encuentra actualmente estudiando los genes que ayudan al hongo “Ustilago maydis”, mejor conocido como “huitlacoche”, a reaccionar a cambios fuertes en el medio en que crece.

Las variaciones en el pH (medida de la acidez o alcalinidad de una solución) ejercen una influencia impactante en la forma de crecimiento y el metabolismo general de los organismos. En el caso de los hongos este factor ambiental es determinante para su forma de crecimiento e incluso su capacidad infectiva tanto en plantas como en animales.

“Se trata de conocer cuál es el mecanismo que tiene el huitlacoche para reaccionar y soportar valores extremos de pH”, explicó la doctora Aréchiga, quien ha dedicado su vida al estudio de estos organismos.

Tomando una fotografía de los genes que se encuentran activos justo cuando el hongo está creciendo en condiciones normales y otra cuando crece en medio de fuertes variaciones en su composición, los investigadores de la FCB pueden reconocer, qué genes utiliza el hongo para sobrevivir a estos cambios.

“Ustilago maydis” es uno de los hongos más estudiados a nivel mundial, debido a su arraigo histórico. Sin embargo la UANL se distingue en este tipo de investigaciones por el hecho de contar con un hongo que no tiene el gen de respuesta al pH (rim101), el cual fue desarrollado por la doctora Elva Teresa Aréchiga, y con el que se busca descubrir la causa de su adaptabilidad y resistencia.

El descubrimiento de los genes que están resistiendo el pH del “Ustilago maydis”, podría traer múltiples beneficios para la industria en general, pero por el momento se encuentra en fase de investigación básica. “La investigación de estos mecanismos de adaptación al medio puede generar conocimiento que podría ser aplicado para mejorar diferentes aspectos del quehacer humano” explicó la Doctora Aréchiga.

Por otro lado y desde otro punto de vista, dentro del Cuerpo Académico también se hace investigación en Micología Médica. Ya que se experimenta con el hongo “Candida albicans”, responsable de la “Candidiasis vaginal”, infección que puede afectar a mujeres de todas las edades.

Gracias a la investigación realizada con 100 cepas aisladas de “Candida albicans” proporcionadas por el Hospital Universitario de la UANL, en colaboración con la Dra. Gloria González de la Facultad de Medicina se llegó a la conclusión que 30 de esas cepas eran resistentes al antibiótico más fuerte contra esta infección, el “Fluconazol”.

En consecuencia, actualmente, el Cuerpo Académico de Microbiología Aplicada en el Laboratorio de Micología y Fitopatología busca descubrir cuáles son los genes o marcadores responsables de la resistencia al medicamento.

La finalidad de encontrar estos genes, según la doctora Aréchiga es hacer del conocimiento de los médicos, qué mujeres presentan infecciones con hongos inmunes al “Fluconazol”.

“Pretendemos identificar los genes que se activan en los hongos resistentes a antimicóticos, para luego generar un ‘kit’ o una prueba de laboratorio que le permita al médico anticiparse a la resistencia al ‘Fluconazol’”, puntualizó la investigadora.

Herramientas personales