Desarrollan nanopartículas magnéticas y biocompatibiles

De WikiNoticias UANL

14 de septiembre de 2009

El doctor Virgilio A. González González y el equipo conformado por los doctores Marco Antonio Garza Navarro, Moisés Hinojosa Rivera, Martín Édgar Reyes Melo y Alejandro Torres Castro, obtuvieron el Premio de Investigación en el área de Ciencias Exactas por su trabajo Desarrollo de nanopartículas magnéticas en templetes biopoliméricos.

El doctor Virgilio A. González González y el equipo conformado por los doctores Marco Antonio Garza Navarro, Moisés Hinojosa Rivera, Martín Édgar Reyes Melo y Alejandro Torres Castro, obtuvieron el Premio de Investigación en el área de Ciencias Exactas por su trabajo Desarrollo de nanopartículas magnéticas en templetes biopoliméricos.

El trabajo presenta la obtención de diversas composiciones de material nanocompósito utilizando el biopolímero quitosano como matriz para la co precipitación in situ de nanopartículas de magnetita.

“El proyecto contempla la obtención de materiales de nanoparticulas de un polímero biológico, natural, extraído del caparazón de cangrejo y camarón”, explica el doctor Virgilio A. González González.

Para ello se realizó un estudio bibliográfico de las características de un material novedoso con posibles aplicaciones e impacto y, sobre todo, que generara conocimiento acerca del magnetismo, un área en bonanza dentro de la investigación.

“Fuimos eliminando algunos polímeros, nanopartículas hasta llegar a la conclusión de que el desarrollo de estos materiales podía ser interesante tanto desde el punto de vista teórico como de sus posibles aplicaciones. Las nanopartículas en quitosano son un material compatible, amigable con el medio ambiente”.

Las composiciones fueron sintetizadas variando el contenido de peso de matriz/fase dispersa y analizadas utilizando difracción de rayos x, microscopía electrónica de transmisión y magnetometría de muestra vibrante y de SQUID.

Los resultados demuestran la estabilización de las nanopartículas de magnetita a tamaños de entre 5 y 7 nanómetros y además muestran un carácter superparamagnético.

“Permite que los materiales obtenidos, además de sus propiedades magnéticas, que son la parte nuclear, tengan la posible biocompatibilidad para aplicaciones en campos, médico, dispositivos electrónicos y aparatos eléctricos”.

En este último caso puede pensarse en transformadores de red eléctrica en los que podría obtenerse un ahorro sustancial de energía para evitar pérdidas debido a una propiedad llamada paramagnetismo, es decir, evitar pérdidas al pasar la corriente de un voltaje a otro.

En cuanto a dispositivos electrónicos se tienen materiales con propiedades magnéticas nanoestructurados que pueden formar parte de circuitos integrados de pequeño tamaño.

En la parte médica, estos materiales pueden ser biocompatibles y modificados más allá para la depositación localizada de medicamentos y en algunos tratamientos contra el cáncer.

“Desde hace tiempo nuestro cuerpo académico de caracterización de materiales vio a la nanotecnología como una línea estratégica en pleno desarrollo científico y tecnológico.

“Aunado a la decisión del grupo de abordar el tema, no sólo nuestra área sino muchas otras, han tomado un liderazgo importante en el país debido al fuerte apoyo a la investigación en los últimos años, por ejemplo, con la construcción de los nuevos laboratorios del CIDIT, los recursos del Paicyt y las habilidades de los integrantes de nuestro cuerpo académico para conseguir recursos a través de proyectos con la industria”.

Herramientas personales