Deleitan con trova yucateca

De WikiNoticias UANL

6 de agosto de 2007

La Escuela de Verano dedicó a la trova yucateca un festival que reunió en el Aula Magna a destacados y auténticos exponentes del género como el grupo regiomontano Dueto Peninsular, la cantautora Angélica Balado, con su concepto “Nativa” y Addalberto con la antigua trova con arreglos modernos.

De los más destacados exponentes de la canción yucateca contemporánea como son Angélica Balado y Addalberto, se presentaron en el Festival de Trova Yucateca trayendo consigo una larga y persistente carrera en la composición y promoción de este género.

El concepto “Nativa” que trajo Balado al público regiomontano incluyó ocho temas, de los cerca de veinte que interpretó la noche del 28 de julio de 2007 en el Aula Magna, dedicados a rescatar las distintas rítmicas de la trova yucateca tradicional.

“Siempre digo que la trova es trova siempre y cuando sean canciones sentidas, canciones con emoción, pero Yucatán tiene una trova especial basada en sus rítmicas, danzonetes, bambucos, habaneras, bolero-son, entre otros, cosa que tristemente muchos grupos las han ido relegando para dedicarse casi exclusivamente al bolero, que es hermosísimo, pero no es toda la expresión de la trova yucateca”.

Ese trabajo de rescate de los orígenes se manifiesta en temas como el danzonete, “Epitafio” o el bolero-son “Y sigo sola” que habla de la mujer en espera del regreso del gran amor que la ha abandonado.

También incluyó una serie de movidas guajiras como “Embrujo” y “El amor no tiene explicación”, tema cuya razón es la siguiente: “Los hombres –dijo Balados– han compuesto durante muchos años canciones tratando de definir el amor, para nosotras las mujeres el amor no tiene explicación, sólo se siente”.

Salvo el tema “Nunca” de Guty Cárdenas, y la música de Fernando Leal en “Regrésame la vida”, el repertorio interpretado en cuanto a letra y música forman parte de su amplio bagaje original, algunas tan reconocidas que en ocasiones la intérprete fue acompañada por el público a una sola voz.

Balado tuvo un excelente marco musical con Pepe Ballote (flauta y sax), Arturo Guzmán (batería), Érick Janisek (bajo), Alberto Palomo (guitarras), Pedro Carlos Herrera (teclados), encargado además de los arreglos y dirección musical.

Agradecida por el cálido recibimiento del público regio, finalizó con un popurrí de sus canciones que forman parte indiscutible del repertorio de músicos y grupos dedicados dar conciertos en la península: “Te pido que me dejes”, “Hoy entrego todo” y “Una sonrisa”.

Sin embargo, la trovera reconoce con cierto humor que por estar en el otro lado de la república, “somos compositores prácticamente desconocidos, no muy famosos de hecho y todavía no somos ricos”.

INMORTALES DE LA TROVA YUCATECA

Addalberto cerró el Festival de la Trova Yucateca en el Aula Magna el domingo por la noche ofreciendo una verdadera serenata para todas las mujeres presentes y hombres también, a través de bellas y románticas canciones de los llamados inmortales de la trova y canción yucateca.

“Tanto Angélica Balado como un servidor nos hemos comprometido a dar a conocer nuestra música, no sólo en la República Mexicana, sino a todo el mundo, ese es nuestro sueño, nuestra meta”.

Un lugar especial ocuparon Pastor Cervera con temas como “El collar” y Juan Acerato, considerado el padre de la nueva trova yucateca con “Tú, mi única pasión”, “Gota a gota” y “Donde nace el sol”, dedicada a todos los yucatecos que se encuentran fuera de su Mayab nativo.

“Allá en Yucatán todo tiene características muy importantes, el olor, la lluvia, es un lugar donde cada momento nos acoge, nos abraza y nos hace difícil salir de ahí”, comentó.

Adalberto “aprovechó” el micrófono para interpretar una composición suya, “ni modo, se van a tener que aguantar”, dijo en broma y en seguida puso a consideración de los presentes “Si yo pudiera”.

Incluyó temas de Sergio y Armando Manzanero, padre e hijo; “Flor de azahar” y “No”, respectivamente, esta última a petición de un público que se rehusaba abandonar el Aula Magna cautivado por su voz y carisma.

El acompañamiento musical estuvo a cargo de Sergio Noé López Briceño (guitarra), Luis Felipe Góngora Ballote (requinto), Raúl A. Alvarado (bajo), Ricardo “Ricky” Escalante (percusiones) y Jorge Julián Gómez Martín (teclados y director musical).

Herramientas personales