Debemos prepararnos para envejecer con dignidad y calidad de vida

De WikiNoticias UANL

4 de abril de 2008

Que la vejez no sea un obstáculo para seguir disfrutando de la vida con dignidad.

Envejecer no es padecer y sufrir, es una etapa de vida para la que hay que prepararse y esa es la invitación que hace el Club de Geriatría del Centro Regional para el Estudio del Adulto Mayor (CREAM), ubicado en el Hospital Universitario “José Eleuterio González”.

Este centro, creado en 1993, es una clínica de rehabilitación y evaluación geriátrica, donde se utiliza un modelo multidimensional de evaluación del paciente mayor con personal de las diferentes ramas de la salud; tiene en su haber una serie de programas dirigidos a la población mayor de 65 años.

La invitación que hacen los especialistas a la comunidad es en dos sentidos: participar en el taller de cuidadores de pacientes con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias que se lleva a cabo mediante pláticas durante todo el año y en la caminata de convivencia a celebrarse el 26 de abril.

POR UNA VEJEZ DIGNA

El doctor Ricardo Salinas Martínez, Jefe del Servicio de Geriatría del HU, convocó a toda la comunidad a participar en el Programa de Educación que se ofrece permanentemente donde se informa sobre actitudes, valores y adaptación del adulto mayor.

“Cada 15 días tenemos actividades, sobre todo pláticas de temas diversos relacionados con esta etapa de la vida de la que debemos aprender, debemos aceptar la vejez y aprender que envejecer no es padecer y sufrir; es posible vivir esta etapa con dignidad y en forma plena”, dijo el médico.

Un equipo de 20 profesionales de la salud conformado por nutriólogos, psicólogos, trabajadores sociales, rehabilitación, enfermeras, entre otros, provén a la sociedad un modelo de cuidado, al abordar los problemas de salud más práctica y eficazmente, con mucha mayor satisfacción para las personas adultas.

Sin embargo, Salinas Martínez reconoce que hay un déficit de geriatras en Nuevo León, un estado donde el seis por ciento de la población es mayor de 65 años de edad.

“Habemos sólo 15 geriatras en la entidad, así que imagínese el trabajo que existe, considerando que cada vez más las personas son concientes de la importancia de atenderse en centros de este tipo; lo que estamos haciendo es geriatrizar la medicina, es decir, preparar a los médicos generales y de primer contacto para que pueden atender al paciente en esta especialidad”, expresó.

Y aunque la labor es titánica, en el CREAM se hace el mejor esfuerzo por ofrecer a los adultos mayores actividades lúdicas, atención médica y rehabilitación física para mejorar su calidad de vida.

La caminata de convivencia es una actividad física y de tipo social, que se realizó en el Parque Fundidora el 26 de abril de 2008 a partir de las 09:00 horas; los participantes caminaron un kilómetro y al finalizar tuvieron un momento de esparcimiento y degustaron un aperitivo preparado por el CREAM.

Los problemas típicos de la vejez son la hipertensión, depresión, diabetes, y problemas de reumatismos, pero también la demencia, enfermedad que preocupa al personal del HU.

“El 5 por ciento de lo mayores de 65 tienen algún tipo de demencia y al llegar a los 80 años puede llegar a alcanzar al 60 por ciento; es muy serio el problema para las familias, para la comunidad, para los recursos, para la salud, y lo peor del caso es que el prejuicio hace que muchas veces el paciente se vea sin atención”.

Herramientas personales