Debemos incrementar el fomento del trabajo altamente educado.- Meléndez

De WikiNoticias UANL

17 de octubre de 2006

Para el economista Jorge Meléndez Barrón en México se debe incrementar el fomento del trabajo altamente educado.

En el periodo de 1984 a 1998, en México comenzó un aumento en la educación entre la población induciendo a que las empresas requirieran gente muy preparada, desencadenando que en estos años dicha demanda provocara el abaratamiento de los salarios, invirtiéndose el problema a partir del 2004.

Está conclusión y otras más fueron presentas durante la conferencia “La estructura de salarios por nivel educativo y de experiencia laboral en México de 1984 a 2004”, impartida por Jorge Meléndez Barrón, entonces titular de la Dirección de Planeación y Finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Como parte de la segunda jornada del “VIII Encuentro Internacional, Capital Humano, Crecimiento, Pobreza: Problemática Mexicana”, organizado por la Facultad de Economía, Meléndez presentó el estudio basado en la encuesta nacional de ingreso y gasto del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Habló del comportamiento de los salarios, los cuales de 1984 al 2004, produciéndose en 1984 un aumento de la demanda en educación sucediendo lo mismo en las empresas, aumentando el salario.

Meléndez dijo que afortunadamente tal efecto se ha ido reduciendo hasta el 2004, debido que se ha ido incrementando el número de trabajadores con educación alta, provocando que la desigualdad no crezca tanto.

“En el momento en que la economía se abrió al exterior en la parte comercial, así como en la de inversión, se incrementó la demanda de gente educada. Los educados ganan más, por eso estudian”.

El exdirector de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) recordó que en el periodo estudiado, la rentabilidad para invertir en la educación creció, como está sucediendo a partir del año 2000 según los estándares internacionales.

Hasta octubre de 2006 el mercado laboral demandaba personas altamente educadas, más especializadas, ocurriendo un re-escalamiento de las calificaciones que piden las empresas.

“Para lo que antes pedían una carrera de licenciatura, ahora piden una maestría o especialidades; para lo que antes pedían preparatoria ahora piden una carrera universitaria; para lo que antes pedían primaria, ahora piden secundaria”.

Para las personas con niveles educativos altos –dijo-, se ha incrementado el valor que da la experiencia porque es gente escasa, pero de igual forma sigue siendo un factor importante ganar práctica e invertir en capacitación en el trabajo.

Aunque lamentó que sucede lo contrario con la población poco educada, ya que la demanda de la experiencia se ha reducido, ya que es cada vez menos vista la diferencia de una persona con un año de experiencia con uno de treinta.

Como solución recomendó incrementar la inversión en educación, ya que la sociedad y las empresas están valorando el trabajo que requiera mayor preparación académica.

“Debemos incrementar el fomento del trabajo altamente educado y a largo plazo se reduzca la desigualdad porque al incrementarse la gente educada se moderará el crecimiento en los salarios, siendo más igualitario”.

También exhortó a incrementar la infraestructura pública y privada de la educación, dándole a todos los jóvenes de educación media superior la posibilidad de no quedar fuera de la universidad; además de fortalecer aspectos básicos como matemáticas, español y ciencias en primaria y secundaria, con el fin de que se aumenten las probabilidades para que lleguen a los niveles educativos más altos.

Herramientas personales