De una economía de manufactura a la economía del conocimiento

De WikiNoticias UANL

23 de marzo de 2009

Gustavo Alarcón Martínez durante una conferencia en la Facultad de Economía de la UANL.


Existe una constante, el cambio. Tal como los tiempos cambian, los retos de hoy no son los de ayer, y por consiguiente tampoco la soluciones son las mismas.

La industrialización de Nuevo León ha atravesado por tres etapas claramente diferenciadas desde que se establecieron las primeras grandes empresas manufactureras en el período 1890-1910, y actualmente se encuentra en el umbral de su cuarta etapa, así lo señala el doctor Gustavo Alarcón Martínez.

- ¿Cuáles elementos considera que han propiciado la industrialización en Nuevo León?

- Comprenden un amplio espectro de factores que incluyen, entro otros, la acumulación originaria de grandes capitales en manos de un grupo de empresarios visionarios, la localización geográfica de Monterrey, la dotación de una sólida infraestructura (…) y una creciente oferta de capital humano e intelectual que se compara favorablemente respecto de otras entidades federativas.

Una larga experiencia de industrialización facilitó, que una vez iniciada y consolidada la apertura de la economía mexicana, el aparato productivo de Nuevo León se adaptara exitosamente a las nuevas circunstancias, lo que le ha permitido lograr comparativamente altas de crecimiento en los últimos años.

- ¿Qué cambio viene para la industria en Nuevo León?

- La naturaleza de la estructura productiva y el grado de competitividad de sus actividades motoras son ahora factores que pueden facilitar el paso de una economía de manufactura de alto nivel a la de una economía de manufactura y servicios globalizados, y a la economía del conocimiento, con capacidad para participar ampliamente en el mercado global y crecer en forma sostenida.

Las actividades que pueden desarrollarse en este nuevo contexto son la industria automotriz y de autopartes, electrodomésticos, proveeduría aeroespacial, acero, vidrio, cemento, plásticos y cerámica, agroindustria, software, servicios educativos, financieros y médicos especializados, así también, biotecnología.

Respecto de las nuevas actividades que han de ser fomentadas, cabe señalar que la economía del conocimiento demanda individuos con competencias laborales específicas y cada vez más especializadas.

Sin embargo para que la estrategia de desarrollo tenga éxito habrá que atender diversos retos.

- ¿Cuáles son estos retos?

- Si bien la oferta de recursos humanos de alta calidad es comparativamente abundante en Nuevo León, es preciso aún establecer una vinculación más clara entre la demanda y la oferta de las disciplinas y especialidades de profesionales y técnicos, en una perspectiva de mediano y largo plazo, lo que implica una comunicación más estrecha y constante entre las empresas y las instituciones educativas, alentada y apoyada por el Gobierno del Estado.

Los recursos que el sector público, el sector privado y las instituciones de educación superior destinan a investigación y desarrollo son aún muy reducidos, en comparación con las necesidades que imponen la economía del conocimiento y la competencia global a un aparato productivo crecientemente ligado a los mercados externos.

En Nuevo León se han dado pasos importantes en la dirección correcta en el marco del proyecto Monterrey Ciudad Internacional del Conocimiento, pero es indispensable que las acciones en este campo formen parte de una política de estado.

- ¿Cómo enfrentar esos desafíos?

- Para ello es fundamental que el estado apoye la integración formal de agrupamientos en torno a las actividades motoras que se han consolidado (...)

En particular, corresponde al Estado ampliar los apoyos a los agrupamientos con mejores perspectivas de desarrollo, otorgando incentivos fiscales y apoyos financieros para su operación, infraestructura de terrenos y servicios, y logística; así como promoviendo el establecimiento de incentivos por parte del gobierno federal para el fortalecimiento de los agrupamientos regionales.

La aplicación de políticas públicas de este orden condicionará la capacidad de Nuevo León para llevar a cabo exitosamente su cuarta industrialización.


Gustavo Alarcón Martínez es Licenciado en economía por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Maestro en Economía Pública por el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas de México. Maestro en economía y doctor en Ciencias Sociales en Educación por la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos.


Herramientas personales