Crecimiento cualitativo y cuantitativo en medio siglo de egresados de la UANL

De WikiNoticias UANL

6 de julio de 2009

Los abogados Raúl Robledo González y Minerva Sotelo Suárez, miembros de la generación 1959-1964, comparten sus experiencias como egresados de la Facultad de Derecho a medio siglo de distancia que iniciaron su formación académica en las aulas de la UANL.

Hace medio siglo, en 1959, ingresaron a la Facultad de Derecho unos jóvenes llenos de ilusiones y sueños por cumplir… ahora regresan a su alma máter siendo todos unos profesionales, ya sea en la abogacía o en la docencia, además de haberse convertido en padres y hasta abuelos.

Después de haber terminado los estudios de nivel superior, Raúl Robledo González se dio cuenta que la Universidad los prepara completamente, ya que tuvo la oportunidad de practicar su profesión de abogado y de trabajar, tanto en la iniciativa privada como en el sector público, además de dedicarle algunos años a la docencia.

“Esta Facultad nos da una base jurídica pero nos enseña que también podemos incursionar en cualquiera otra área de las ciencias sociales o la filosofía, asimismo nos sensibiliza sobre las cuestiones sociales de nuestro país”, dijo Robledo González.

Actualmente el destino lo ha llevado a combinar su profesión de abogado, ya que tiene a su cargo la dirección del Instituto de Capacitación y Educación para el Trabajo A.C., auspiciado por el Gobierno de Nuevo León.

Respecto a la evolución de la escuela de jurisprudencia, el representante de la generación 1959-1964, dijo que son muchos los cambios, empezando por el reciente Centro de Investigación de Tecnología Jurídica y Criminológica al igual que las nuevas carreras existentes.

“Cuando nosotros llegamos solo existía la Licenciatura en Derecho ahora está también la de Criminología; existen maestrías, doctorados y otros estudios, nosotros llegamos en 1959 y aquí (Ciudad Universitaria), no existía nada, estaba totalmente despoblado, era una aventura llegar hasta acá”, indico Robledo González.

Añadió que siente un profundo agradecimiento porque gracias a la preparación que recibió por parte de la UANL, hoy se encuentra triunfando en el ámbito laboral como personal.

Por otra parte, Minerva Sotelo Suárez conoce bien el desarrollo y crecimiento que la Universidad Autónoma de Nuevo León ha tenido, ya que, a partir de su término como estudiante de la carrera en Derecho, Sotelo Suárez continuó siendo parte de la Máxima Casa de Estudios al integrarse como trabajadora.

Tanto es su amor por el azul y el oro, que los mismos 45 años que cumple de haber finalizado su carrera son el equivalente de su labor en la UANL, mismos que le han valido para recientemente ser nombrada Profesora Emérita, por el H. Consejo Universitario.

La Licenciatura en Derecho le dio la oportunidad de combinar sus dos grandes pasiones la abogacía y la docencia, ya que, en un trayecto de su vida trabajó en la función pública como juez menor letrado.

Reencontrarse con viejas amistades y recordar diversas anécdotas le provoca nostalgia pero a la vez una gran felicidad por tener la oportunidad de celebrar estas cinco décadas de múltiples enseñanzas.

“Cuando comenzamos nuestra carrera era difícil acceder a Ciudad Universitaria porque había poco camiones y era raro que alguien tuviera coche. Además había que hacer peripecias para lograr acomodar horarios, porque no existían turnos, a veces teníamos que estar en dos grupos, en aquel entonces la mayoría, si no es que todos, trabajábamos y estudiábamos”, mencionó Sotelo Suárez.

Agregó, en aquella época la mujer tenía pocas oportunidades, eran solo cinco alumnas en toda la generación, ahora las estadísticas marcan que el 51% de la matrícula son del sexo femenino.

Después de casi 45 años, la que fuera la primera directora mujer de la Preparatoria numero 1 -situada entonces en el Colegio Civil-, reconoce que la evolución de la Máxima Casa de Estudios ha sido a pasos agigantados, consiguiendo un avance tecnológico, científico, académico, de infraestructura, entre otros.

“Creo que la UANL ha crecido enormemente tanto que hay un reconocimiento por la comunidad, de propios y extraños, que se dan cuenta del prestigio que esta institución conlleva y por ello en la actualidad las escuelas buscan no sólo incorporarse a la SEP, sino también a la UANL”, declaró Sotelo Suárez.

Herramientas personales