Crítica situación en el sureste de Coahuila al tener en la industria automotriz su actividad sustancial

De WikiNoticias UANL

3 de julio de 2009

Lo deseable para esta región tan importante para la economía mexicana será una mayor diversificación de la industria manufacturera para no depender única y exclusivamente de la automotriz.

La región sureste de Coahuila, sobre todo el área metropolitana de Saltillo y Ramos Arizpe, reviste de una especial importancia para la economía mexicana. Esta región enfocada a la industria manufacturera y automotriz, así como sus transformaciones en las últimas décadas, fueron objeto de estudio de Arnoldo Ochoa Cortés, para obtener su grado de doctor.

El maestro de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Coahuila, presentó su examen para el doctorado en Ciencias Sociales con orientación en Desarrollo Sustentable del Instituto de Investigaciones Sociales (IInSo) de la UANL, el 15 de junio de 2009.

El título de su tesis lleva por nombre Reestructuración productiva e inserción en la economía mundial: La industria manufacturera de la región sureste de Coahuila.

“El área de estudio comprende los municipios de Saltillo, Ramos Arizpe, Arteaga, General Cepeda y Parras, que es el área que conforma la totalidad de la región”, explica en entrevista el ahora doctor.

“Se trata de un seguimiento a los procesos de transformación de la industria manufacturera desde principios de la década de los ochenta cuando todavía estaba vigente en México un modelo de economía cerrada y cómo la transición a uno de economía abierta modifica las estructuras de la región”.

Este estudio trata de reconocer también el impacto en los trabajadores y las empresas.

Arnoldo Ochoa, quien es licenciado en Economía por la UAC, y maestro en Planeación Agropecuaria por la Universidad Antonio Narro, indica que más de tres cuartas partes de la producción industrial de la región corresponden a la industria automotriz.

Así mismo, la relación con el exterior así como la inversión extranjera se da en torno a este ramo industrial. Es un eje en torno al cual gira sustancialmente la economía del sureste de Coahuila.

“En una primera instancia bajo un modelo de economía cerrada, actividades como la generación de productos metálicos, maquinaria y equipo eran las actividades en que se centraba la actividad y toda la economía de la región, mientras que la industria automotriz tenía una participación que no llegaba ni siquiera al cinco por ciento.

“Las ramas que fueron importantes antes de la apertura económica quedan relegadas y emerge como actividad sustancial la industria automotriz. Esto trae como consecuencia no solamente un flujo de inversión extranjera, una vinculación con el exterior a través de las exportaciones, sino también que se modifiquen las características de la fuerza laboral empleada en la manufactura de la región y también que las empresas entren en un proceso de transformación tecnológica para adecuarse a las condiciones de competencia actual”.

El modelo abierto de la economía mexicana, a partir de los ochenta, trae consigo una transformación que implica un mayor flujo de mercancías y de recursos financieros hacia el país y del país hacia el exterior, y esto implica también una liberalización comercial, y por lo tanto cambian las condiciones de competencia entre las empresas y éstas tienen que adecuarse a través de mejores niveles de competitividad, detalló Ochoa Cortés.

Actualmente con las crisis mundiales, la región pasa por una situación crítica, al ser una economía muy vinculada con el exterior, particularmente con Estados Unidos.

“Ante la caída del mercado norteamericano se han detenido los flujos de exportaciones, las empresas están trabajando muy lejos de sus capacidades potenciales, y por lo tanto en estos momentos se encuentra en una situación difícil, porque la derrama de ingresos está mermada, las empresas no están laborando a sus ritmos normales, y esto por supuesto que tiene implicaciones.

“A futuro dependerá de la forma en que se dinamice la economía mundial y nacional, y las transformaciones que se puedan hacer a nivel regional para integrar los avances tecnológicos que surjan de esta crisis, y buscar también, que sería lo deseable, una mayor diversificación de la industria manufacturera para que no dependa única y exclusivamente de la industria automotriz”, indicó Ochoa Cortés.

Herramientas personales