Contribuyen a la formación cultural de los jóvenes

De WikiNoticias UANL

15 de agosto de 2005

La Secretaría de Extensión y Cultura realizó una nueva edición del Programa de Apreciación de las Artes.

Con el objetivo primordial de apoyar los contenidos académicos de la asignatura artística tanto de bachillerato como de licenciatura, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), a través de la Secretaría de Extensión y Cultura, arrancaría una vez más el Programa de Apreciación de las Artes.

A través del mismo se ofrecerían en el semestre agosto-diciembre 2005 espectáculos de música, teatro, pantomima y diálogos con escritores a los alumnos de las preparatorias en apoyo a la asignatura de Artes y Humanidades y, por segunda ocasión, a las facultades a fin de apoyar la asignatura de Apreciación de las Artes.

“Este evento es de gran importancia para la formación cultural de los jóvenes –afirma Alma Lilia Méndez, coordinadora del programa–, tiene la doble intención de ayudar a descubrir los intereses artísticos del alumnado y crear público, fomentando el interés y el respeto hacia todas las manifestaciones del arte”.

Méndez recordó que desde 2004 la Rectoría y la Secretaría de Extensión y Cultura implantaron este sistema de extensión universitaria que integró los distintos apoyos didácticos que la dependencia ofrecía a los estudiantes universitarios en el área artística como era la Jornada Cultural Itinerante, el Programa de apoyo al Módulo de Artes y Humanidades y el Concurso de Reseña Crítica.

Así, a través de la presentación de reconocidos exponentes de las principales disciplinas, el teatro, la música, la literatura, la danza forman parte de la educación integral de los estudiantes, con el fin de sensibilizarlos en torno al arte y la cultura.

“Los objetivos fundamentales son apoyar en forma práctica, con eventos artísticos, los contenidos teóricos de los planes de estudio e iniciar al estudiante en la formación necesaria para que llegue a ser un público respetuoso, preparado y exigente en las diferentes manifestaciones artísticas”, agregó.

La mecánica consistía en asignar la fecha en que le correspondiera asistir a cada preparatoria y facultad, hasta tres visitas a lo largo del semestre, a las funciones realizadas en el Teatro Universitario y en el Aula Magna, con una cantidad de alumnos que dependía de la matrícula de cada escuela.

Este semestre (agosto-diciembre 2005) el programa arrancó la última semana de agosto de 2005 en facultades y preparatorias y concluiría en noviembre. Las presentaciones serían diarias, con recesos solamente en preparatoria en las fechas de exámenes parciales e indicativos.

En esta ocasión se contaba con dos obras de teatro, dos espectáculos musicales, uno de pantomima y el programa de lecturas literarias con escritores locales, todos ellos con un componente didáctico a fin de permitir a los estudiantes un mejor aprovechamiento de la asignatura artística.

En teatro participaba la obra Los ejotes son judías, con las actuaciones de Juan Alanís y Roberto Alanís. La historia se desarrolla en una pequeña tienda de abarrotes y que forma parte del conjunto llamado teatro breve del dramaturgo regiomontano Hernán Galindo.

Además se presentaban varios de los Entremeses cervantinos que el maestro Rubén González Garza dirigía, diseñaba el vestuario y la escenografía de este espectáculo. Se trata de un género de pieza cómica corta en las que Miguel de Cervantes realiza una aguda sátira de costumbres y dota a sus personajes de una complejidad psicológica.

En el área musical estaría Ernesto Pérez el “Gallo” con un concierto en donde estarían presentes las canciones y poemas musicalizados de Pablo Neruda, Nicolás Guillén, Mario Bennedetti y poetas regiomontanos.

El Quinteto de Metales “Gabrieli”, el único en su clase en el norte del país, ofrecería un concierto didáctico que abarcaría desde el Renacimiento hasta la época actual.

El grupo Mimus Teatro, que dirigía entonces Fernando Leal, presentaría el espectáculo Relatos sin palabras que consistía en una “tropa de juglares contemporáneos” que en su viaje constante por el mundo siempre estaba en busca de una esquina, un pasillo, una plaza o un aula para instalar su tinglado portátil y ahí realizar su espectáculo.

En su repertorio de historias cortas, desfilan diversos personajes viviendo circunstancias identificables, divertidas y de inminente participación con el público.

Su concepto combina la pantomima, el teatro, la acrobacia y la música.

En las lecturas literarias participarían Margarito Cuéllar, Renato Tinajero Mallozzi, David Toscana, Héctor Alvarado Díaz, Hugo Valdés, Patricia Laurent, Zacarías Jiménez, María Belmonte, Ana Kullick Larner y Gabriela Torres.

Herramientas personales