Concluyó Jornada Alfonsina 2006

De WikiNoticias UANL

25 de septiembre de 2006

La doctora Carmen Rovira en su ponencia.

Carmen Rovira, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), versó sobre “Reflexiones culturales y visión filosófica en torno a Alfonso Reyes”, dentro de las III Jornadas Alfonsinas que se realizaron durante tres días en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

La doctora en Filosofía habló de un Alfonso Reyes poeta y novelista, pero también filósofo e historiador, dada su inquietud por temas relacionados a estas disciplinas, además lo describió como una persona de gran formación clásica.

De su faceta como historiador, aseguró la maestra miembro del Colegio Nacional, a Alfonso Reyes le interesaba el pasado inmediato, que es el más interesante.

Recordó el Ateneo de la Juventud, la creación de la Universidad Popular, pero también enfatizó en Reyes como un defensor de las humanidades, dejó claro que en el “Regiomontano Universal” tenemos un ejemplo a seguir, “la visión de Reyes era un respecto profundo y sincero a las humanidades, en él tenemos un maestro en ese aspecto”.

POR UN HUMANISMO AUTÉNTICO

La doctora Carmen Rovira recordó que en la época de Alfonso Reyes en México se redujo en mucho el analfabetismo, pero hoy el país vuelve a un nivel bastante bajo en educación.

“(En eso) fallamos nosotros los intelectuales, yo acuso muy fuerte contra nosotros y esperamos mucho de ustedes los jóvenes. Nosotros los viejos fallamos, ¿a ver ustedes?; tienen un elemento humano admirable, sobre todo en aquellas prepas en que va el pueblo, en las universidades públicas”, reviró la catedrática.

En su ponencia, advirtió que paralelo al desarrollo de la ciencia y la tecnología debe ir el humanismo, “junto a esa ciencia -que mucho tiene ella de humanismo-, deben seguir con la línea de las humanidades, si creo que no está para nada reñida la teoría del caos con el latín ni el griego…no hay ninguna oposición, ni con la literatura o filosofía, ahí está la filosofía de la ciencia, ni con la poesía”.

Incluso dijo que en la teoría del caos hay poesía, “los auténticos científicos nunca están en contra de las humanidades, porque se ha hecho un manejo muy curioso de seudo científicos, de gente que sólo les interesa lo material contra las humanidades y los que estudiamos humanidades, porque pensamos y el que piensa es siempre peligroso”.

Aseguró que ser robotitos no representa ningún problema para nadie, “vamos a ser muy lindos, pero no vamos a dar ningún problema, esa es la seudo ciencia; pero qué horror los humanistas, protestan, critican, señalan, porque pensamos y ojalá sigamos pensando siempre y no nos dejemos vencer por esa técnica despiadada”.

La Investigadora de la UNAM insistió en que la verdadera ciencia tiene mucho de humanismo y el humanismo nunca debe caer en una charlatanería como siempre cae, se debe procurar tener un gran rigor, una metodología, estudiar mucho, no improvisar y en este momento creo que corre paralelo al rigor de la ciencia.

Llamó usted a defender las humanidades, ¿cómo los jóvenes pueden hacer esta labor?, se le preguntó.

“Lo primero que debe hacer es estudiar mucho y tener un gran rigor, ya pasó el momento de aquella gente que decía ‘soy un humanista y no necesito estudiar, me basta el amor a mis semejantes’, eso es puro cuento. El humanismo actual debe tener un rigor, debemos estudiar la lógica, aplicarla, una metodología sumamente rigurosa, un estudio”, respondió.

Y ahondó más en su respuesta, al asegurar que México puede decir mucho en cuanto a humanismo, porque en relación con la filosofía en México hay dos temas totalmente originales: el humanismo y la utopía.

“Nuestro humanismo tiene caracteres totalmente distintos al humanismo europeo. Nuestro humanismo tiene una esencialidad a partir del siglo 18 con los jesuitas criollos mexicanos, es un humanismo que plantea una praxis de la realidad, que no cree en la esclavitud, que la combate, que respeta a cualquier hombre.

Es este humanismo totalmente abierto, al negro, al esclavo, es un humanismo que acepta el multiculturalismo; en cambio, el humanismo europeo respeta al hombre que tiene su mismo color, facciones, religión y su misma cultura, el humanismo europeo no movió un dedo por el hombre americano. Es mucho más auténtico nuestro humanismo”, concluyó.

Herramientas personales