Concierto con sabor musical de la República Checa

De WikiNoticias UANL

2 de diciembre de 2009

Con el estreno en Monterrey de la Sinfonía No. 6 de Bohuslav Martinú, la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León rendirá este 3 de diciembre un tributo al compositor checo, a medio siglo de su muerte.

En el penúltimo concierto de la Temporada 2009, la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León el jueves 3 de diciembre un homenajes luctuoso al compositor checo contemporáneo Bohuslav Martinú.

El embajador de República Checa en México, Havlík, asistió como admirador de su compatriota al concierto de honor programado a las 20:30 horas, en el Teatro del Campus Mederos, donde la OSUANL ejecutó el estreno regiomontano de ‘Fantasías Sinfónicas’.

El octavo programa que estuvo bajo la batuta del director Félix Carrasco, también contará con otra composición jamás tocada en tierras regias, del maestro austriaco Franz Joseph Haydn, a quien también se le ha dedicado homenaje luctuoso, a través de esta cuarta serie de conciertos.

La presentación musical constó de tres obras: “Sinfonía No. 59 en La mayor, ‘Del Fuego’ (22’)” de Franz Joseph Haydn, “Sinfonía No. 3 en Re mayor, D. 200 (25’)” de Franz Schubert y se cerrará con “Sinfonía No.6 ‘Fantasies Symphoniques’, H. 343 (28’).

La sinfonía llamada ‘Del Fuego’ no fue nombrada así por el propio Haydn, sino tal vez el público le atribuyo ese sobrenombre.

“No sabemos por qué le llaman sinfonía del fuego”, dijo el director de la OSUANL, pero describió a la pieza como breve y muy viva, por la rapidez en el manejo de los instrumentos.

La segunda obra es del compositor austriaco Franz Schubert, ícono del romanticismo, que cuenta con un toque clásico.

La Sinfonía No. 3 que fue compuesta por Schubert a tan solo sus 16 años de edad, tiene una característica muy especial según agregó el maestro Carrasco, en el tercer movimiento muestra un vals vienés.

Y como plato fuerte la Sinfonía No. 6 denominada ‘Fantasías Sinfónicas’ del compositor checo Bohuslav Martinú, a sus 50 años de su muerte y ésta siendo la última de sus sinfonías, cuenta con esa característica de belleza sinfónico/clásica, a pesar de ser contemporánea.

“Esta obra no es sencilla, hemos estado trabajado bastante con ella”, explicó Félix Carrasco, pero reforzó con el hecho que es un reto para el ensamble universitario, ya que procura trabajar cada vez con obras más complejas para mejorar la calidad de la orquesta.

Herramientas personales