Concepciones alfonsinas deben guiar nuestro quehacer rutinario

De WikiNoticias UANL

20 de mayo de 2008

Con una guardia de honor frente la efigie del escritor y humanista Alfonso Reyes, la UANL arrancó las actividades del Festival Alfonsino 2008, uno de los más completos de los últimos años, al conmemorar el aniversario 119 del natalicio del Regiomontano Universal.

El pensamiento de Alfonso Reyes no sólo ha traspasado las barreras del tiempo para seguir presente sino admirablemente actualizado, por ello debemos guiarnos en nuestro quehacer rutinario por las concepciones alfonsinas, “pero sobre todo por su concepción de un humanismo que humaniza al hombre”.

“Con ello estaremos rindiendo un gran homenaje al regiomontano universal”, expresó José Reséndiz Balderas, director de la Facultad de Filosofía y Letras durante la guardia de honor rendida por la comunidad universitaria, el 17 de mayo de 2008, frente al monumento del escritor y humanista.

El maestro añadió la oportunidad que resulta de este homenaje al gigante entre gigantes de las letras para reflexionar en torno a la realidad actual.

Uno de esos problemas es el de la identidad en este imperio de la globalización, el inimaginable desarrollo tecnológico, el despliegue informático de fantasía y la homogeneización de la aldea global.

Es este un problema estrechamente vinculado con el interés por el estudio de las historias nacionales. Alfonso Reyes decía “quien no conoce su historia nacional es un extranjero en su propio país”.

“Comprometámonos a fortalecer la mexicanidad, implica –añadió Reséndiz– conocer nuestra historia, nuestra geografía y tener un conocimiento más profundo de nuestro país. El compromiso debe implicar también humanizar frente al materialismo que arrasa hasta los lugares más recónditos de la sociedad”.

La maestra Minerva Margarita Villarreal destacó su enorme legado de inteligencia a un “pueblo de carne asada”, una biblioteca de casi 26 mil volúmenes cuya gran reserva es el humanismo a una ciudad en donde, para Vasconcelos, terminaba la civilización en pro de la barbarie.

“¿Y qué es el humanismo para Alfonso Reyes sino la vuelta a los principios de la era civilizatoria, a la enseñanza entendida como el camino de la lectura donde el libro nos espera para transformarnos.

“Conservar un legado de esta magnitud –dijo Villarreal– es una responsabilidad mayor no sólo con el país, sino con el mundo, pues su legado repercute directamente en el plano del pensamiento donde se gesta la semilla del verdadero saber, se parte de un sentido de concordia y por su puesto de amor y de credibilidad en el futuro”. Reyes, agregó, es una inteligencia magna, “fue durante muchos años la mente más brillante de México”.

No sólo se concentraba en su actividad como creador y estudioso sino como hombre de acción, por eso lega sus enseñanzas y es un maestro para todos nosotros, “para él la grandeza humana era tan visible desde la ética por vía de la educación”.

La agenda de extensión del conocimiento y difusión de la cultura de la Máxima Casa de Estudios tiene implícito el postulado político alfonsino subrayó el Rector José Antonio González Treviño.

“La cultura –dice Reyes– quiere alumbrar por igual a todos los hombres… en efecto, la cultura debe ser popular, la Máxima Casa de Estudios ha hecho suya la visión de Reyes de “alumbrar por igual a todos los hombres”.

La cultura es un patrimonio colectivo que la Universidad preserva, estimula y difunde a través de programas y proyectos incluyentes y pertinentes que reivindican tradiciones y, de igual modo, expresan contemporaneidad”.

En el marco de su aniversario 75, la UANL encuentra en su “Voto por la Universidad del Norte” una serie de meditaciones vigentes sobre el ideal universitario.

“Lee el Voto de Reyes como una manera de renovar la vocación humanista con la que habrán de sortearse los escollos mayores para el desarrollo de nuestra sociedad”.

Después de las intervenciones se llevaron a cabo las guardia de honor, la primera de ellas encabezada por el Rector y Reyes S. Tamez Guerra, secretario de Educación en el estado; junto a los secretarios de la administración central de la UANL.

También rindieron guardias directores de facultades y preparatorias, representantes estudiantiles y sindicales, así como integrantes de la Junta de Gobierno, Comisión de Hacienda y Consejo Consultivo Externo.

Herramientas personales