Con oficio de actor, Azael Mancillas

De WikiNoticias UANL

22 de abril de 2009

Azael Mancillas, del show al litigio.

El narrador anuncia la primera llamada; el actor afina detalles de vestuario, se pone de acuerdo con sus compañeros y realiza un último respiro fuera del escenario. Segunda llamada anunciada, y mientras el público se muestra inquieto, el artista se mira al espejo repasando sus diálogos. Se da el último anuncio y el personaje comienza a tomar vida en el artista. Inicia la obra.

Este es el escenario de Azael Mancillas, un actor nato que logra apropiarse del personaje que representa y que con matices, tipos de voz y colorimetría, permite al público usar la imaginación y tomar su obra como realidad.

Su dominio en escena es total y a pesar de no tener el título de alguna institución que avale su preparación en el campo de la actuación, su mejor escuela ha sido la vida. Tomando como base sus pequeñas intervenciones en festivales escolares, poco a poco logró posicionarse como un alumno con talento artístico.

La primera participación en el campo teatral fue gracias a Carmen Maldonado, profesora que abrió las puertas a esta joven promesa con la obra: “Jesús verbo, no sustantivo”, siendo punta de lanza para darse a conocer entre el gremio actoral. Del mismo modo y gracias a esta primera obra, “La Pastorela Musical” se convirtió en su prueba de fuego a nivel taquilla en 1998-1999, con apenas 12 años de edad.

Azael Mancillas reconoce disfrutar del escenario; adoptar diferentes papeles es difícil, sin embargo, no es imposible para él como artista. Su oficio de actor le ha regalado en más de una ocasión reconocimientos y aplausos, mismos que ha agradecido con caravanas al finalizar la obra.

Reconocido como actor por la Casa de la Cultura de Nuevo León, concursos intercolegiales en Danza y Teatro, así como Semanas de Conocimiento Cultural, el intérprete de 23 años de edad, confiesa tener como genética el amor por el teatro, la danza y la música.

CUANDO SE CIERRA EL TELÓN

Luego de una presentación y cuando al fin parecieran desaparecer los personajes en representación, aparece su esencia; la interpretación del alumno universitario, del litigante.

Ejerciendo la Abogacía, se declara como un joven con inquietudes, capacidad verbal y carácter. Amparado en las leyes, la justicia y equidad, nace su compromiso de encontrar soluciones a los problemas de actualidad.

Sin embargo, el liderazgo demostrado le ha permitido abrir sus horizontes y despertar otro tipo de intereses, tales como el político, pues su incursión en diversas tareas relacionadas con su formación académica apunta a tal ámbito, dejando entre ver su futuro como diplomático.

El joven egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León tiene en su currículum diversas instituciones a las cuales ha prestado servicio, tales como la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y DIF (Desarrollo Integral de la Familia) de Nuevo León, entre otros.

Las múltiples ocupaciones no lo han limitado, pues se encuentra destacando en diferentes ámbitos, tales como el artístico y el político, como apoyo en las próximas elecciones de Nuevo León; y académico, continuando con el ejercicio de su profesión.

Herramientas personales