Comparten gusto por el diseño gráfico y las artes plásticas

De WikiNoticias UANL

8 de noviembre de 2006

Aranzazú Cruz Zumarán y Daniella Alexandra Cortes Cavazos.


Aranzazú Cruz Zumarán y Daniella Alexandra Cortes Cavazos obtuvieron el tercer lugar en el Festival Bella Vía, con un fragmento de la obra “La humanidad liberándose”, del jalisciense Jorge González Camarena.

Irónicamente, estas jóvenes estudiantes de tercer y cuarto semestre de la carrera de Diseño Gráfico de la Facultad de Artes Visuales no se conocieron en las aulas, sino en las clases de kung-fu que toman regularmente. A raíz de ello surgió una amistad que hasta el momento les ha traído uno de los tantos éxitos que seguramente irán cosechando a lo largo de sus estudios.

Aranzazú Cruz Zumarán, originaria de Durango, narra que a raíz de un paseo por el pasado festival Bella Vía surgió su interés por participar. Daniella Alexandra Cortés Cavazos, por su parte, cuenta que el año pasado vio el cartel promocional, pero como ignoraba cierta información no pudo inscribirse. Ahora, ambas decidieron entrar al festival cada quien por su lado, coincidiendo a la hora de la entrega de papelería, a unos minutos de que cerrara la convocatoria.

“Las dos estudiamos Diseño, la verdad yo siempre he amado las artes plásticas. Ahora el plan de estudios en México no me gusta, o al menos aquí en Monterrey, por eso cuando el plan de estudios cambió no me gustó y preferí entrar a Diseño Gráfico, además por el campo de trabajo, pero quieras que no, al tener tantas ramas, hay un punto en que el Diseño Gráfico se puede considerar como arte, a pesar de que se discute mucho. Pienso al terminar la carrera ir a estudiar a otra parte o en el transcurso ir metiéndome a más cosas relacionadas con el arte”, cuenta Aranzazú. Mientras que Daniella comenta que desde niña se ha sentido inclinada hacia la expresión gráfica y artística.

La obra recreada fue un fragmento de La humanidad liberándose, del jalisciense Jorge González Camarena, realizado en 1963, representante de la corriente muralista de principios del siglo XX.

Eligieron este cuadro ya que les pareció que posee mayor colorido y expresión que otros representantes del movimiento. Hacerlo les costó 15 horas de trabajo, además del dolor de espalda resultado de tanto tiempo en la misma postura. Pero valió la pena por un inesperado tercer lugar, ya que sus expectativas sólo eran participar, vivir la experiencia y experimentar, ya que opinan que el artista no debe limitarse a usar sólo el caballete para hacer su trabajo.

“Fue una friega usar pastel para pintar en la calle un cuadro muralista, como que se presta más para obra renacentista, hay más difuminado, en cambio en el muralismo predomina el detalle”, señala Cruz Zumarán, quien piensa que a pesar de sus estudios en Diseño Gráfico se ve a futuro desarrollándose en las artes plásticas. En cambio a Daniella le gustaría más dedicarse a la ilustración de libros infantiles y revistas.

Ambas coinciden en que al arte le falta difusión, y más que eso, curiosidad y participación de parte de la comunidad. Que la comunidad se dé más tiempo para apreciar el arte y acuda más a las galerías y museos, que a veces ni la misma gente de Artes Visuales conoce. Y que los nuevos talentos no esperen que el reconocimiento les caerá del cielo, sino que debe ganarse con trabajo y el paso del tiempo, además de que las autoridades promuevan y mantengan la difusión artística local con eventos de este tipo, así como espacios como el Corredor del arte, el cual está bajo amenaza de desaparecer con los cambios de administración municipal. “La educación se mama, así igual el arte”, opina Cruz Zumarán.

El jurado del festival lo integraron el japonés Tomotery Saito, los estadounidenses Tracy Stum y Anthony Capetto, y los creadores locales Armando Flores y Jorge González. Las obras plasmadas en este evento organizado por la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte del Municipio de Monterrey, Gobierno de Nuevo León, Secretaría de Educación estatal, Conaculta y el Consulado de Estados Unidos en Monterrey.

Herramientas personales