Comparten conocimientos y creatividad con niñez nuevoleonesa

De WikiNoticias UANL

11 de agosto de 2005

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León compartieron su tiempo, conocimientos, creatividad y entusiasmo en beneficio de la niñez del estado.


El receso académico de verano permitió a 319 estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) compartir su tiempo, conocimientos, creatividad y entusiasmo en beneficio de la niñez del estado.

Por espacio de tres semanas, los universitarios convivieron con infantes entre 6 y 12 años de edad, a través de actividades artísticas, culturales, deportivas, ecológicas e informativas.

El Campamento de Verano organizado por el Sistema Desarrollo Integral de la Familia Nuevo León (DIF) en coordinación con los DIF municipales, dependencias estatales, instituciones educativas y empresas regiomontanas, benefició alrededor de 15 mil niños y niñas.

Los universitarios conformaron un ejército de voluntarios que con las “armas” de la información, conocimiento, cultura física, y el entretenimiento, combatieron frontalmente problemáticas como las adicciones al alcohol, tabaco y drogas, así como a la violencia doméstica y pandillerismo.

Jorge Norberto Pérez Barrón -al igual que sus compañeros de otras carreras profesionales de la UANL-, participó en los diversos programas del campamento de verano que se llevó simultáneamente en 28 municipios del estado.

Por segundo año consecutivo el pasante de la Facultad de Odontología se unió a las jornadas estivales en las que se abordaron temas tales como la familia y su importancia, el respeto, cuidarse a sí mismos, medio ambiente, autoestima, prevención de accidentes, derechos y deberes, salud, nutrición, reciclaje, recreación y deporte.

Además de disfrutar de actividades de canto y baile, la mayoría de los eventos estuvieron encaminados a inculcarles buenas costumbres a los participantes y entretenerlos para alejarlos de las calles y las adicciones.

CLAUSURAN VERANO 2005

El 2 de agosto de 2005 se llevó a cabo la clausura del Campamento de Verano 2005, teniendo como escenario a La Pastora. Miles de niños del área metropolitana de Monterrey se dieron cita en el parque regiomontano para disfrutar de un show infantil y de la rifa de 20 bicicletas.

El acto estuvo encabezado por la entonces directora general de Desarrollo Integral de la Familia Nuevo León, Gabriela Calles de Guajardo, y el entonces director de Vinculación y Servicio Social de la UANL, Juan Manuel Adame Rodríguez, así como las titulares de los DIF municipales del área metropolitana.

Para Adamira Solís Cepeda lo más grato de las clases “fue estar con mis compañeros y mis maestros, las dinámicas que vimos en el salón”.

La niña regia asistió al Centro DIF 15 de Monterrey para disfrutar de tres semanas de aprendizaje y diversión junto con más infantes.

“Una de las actividades preferidas fue la de elaborar camisetas y huevos bautizadas por un nombre en el tema ’mi persona’; viví con mis compañeros grandes emociones y cosas que nos hicieron sentir bien a todos”, dijo Adamira.

Calificó de “muy bonita” la experiencia del Campamento de Verano, plena de aprendizajes por parte de sus maestros Norberto y Dulce, ambos estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

“Me despido alegre y feliz porque sé que el próximo año nos volveremos a ver”, concluyó Solís Cepeda.

Por su parte, el niño Víctor Orlando González Rodríguez comentó que durante el campamento aprendió a “reciclar la basura, sobre los valores tales como el respeto y la responsabilidad, a cuidarme y quererme tal como soy”.

El pequeño originario de Ciudad Guadalupe destacó entre los temas abordados “que la familia es lo más importante que existe y que la violencia no es la solución a los problemas; que el respetar a los demás y sus ideas me permita conocerlos mejor”.

La convivencia de Víctor Orlando con sus compañeros e instructores de la UANL, le permitió enterarse “qué tengo derechos como decir lo que siento y lo que pienso respetando las ideas de mis compañeros y que así como tengo derechos, tengo responsabilidades como asistir a la escuela y obedecer a mis papás”.

Antes de despedirse, el niño guadalupense agradeció a sus instructores “por compartir este tiempo con nosotros y les quiero decir que jamás lo que aprendí lo voy a olvidar”.

La directora general del DIF Nuevo León agradeció a la UANL por su participación en las jornadas estivales -a través de sus estudiantes-, que brindaron a la niñez nuevoleonesa su “tiempo, cariño, dedicación, entusiasmo y creatividad”.

Gabriela Calles de Guajardo comentó que la Máxima Casa de Estudios “tiene jóvenes ejemplares que han dado mucho de sí para compartir con estos niños”.

Cabe señalar que la Universidad Autónoma de Nuevo León se sumó a este esfuerzo multidisciplinario e interinstitucional con 319 estudiantes de 26 escuelas locales y foráneas -15 facultades y 11 preparatorias-, siempre comprometidos con las causas en beneficio de la sociedad, principalmente de los sectores más vulnerables.

Entre las instituciones y empresas participantes estuvieron la Agencia Estatal del Medio Ambiente, Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Protección Civil, Consejo de Población y Grupo GEN Industrial.

Herramientas personales