Colegio Civil: claustro de la sabiduría y la sensibilidad

De WikiNoticias UANL

6 de febrero de 2007

El entonces Gobernador José Natividad González Parás y el entonces Rector José Antonio González Treviño en el Museo de Historia de la UANL.

Mensaje pronunciado por el ingeniero José Antonio González Treviño, el 31 de enero de 2007, en el recinto del Aula Magna “Fray Servando Teresa de Mier” del Colegio Civil:

“El estado puede y debe esperar con la esperanza firme muchos y muy grandes bienes de esta institución bienhechora”. José Eleuterio González, 1861

El Colegio Civil es un hito en la historia de Nuevo León; hito intelectual, hito arquitectónico. Es un signo indispensable de una aspiración constante hasta nuestros días: el conocimiento. Es el signo fundamental de nuestra institución.

Desde su origen, en este histórico recinto, el Colegio Civil propició grandes expectativas que se han cumplido. Durante la etapa inaugural de la institución, hace 150 años, el doctor José Eleuterio González depositó en ésta “muchos y muy grandes bienes”.

La esperanza está, en efecto, realizada. Pero ha vuelto a surgir con fortuna para esta nueva etapa del Colegio Civil.

La Universidad conserva la esperanza de Gonzalitos y le dice a Nuevo León, aquí y ahora: el Colegio Civil fortalece su vigencia de institución bienhechora en su condición de Centro Cultural Universitario.

El Colegio Civil ha sido, y es, el centro cultural por excelencia en nuestra entidad. Ese es su destino histórico y porvenir: claustro de la sabiduría y la sensibilidad. La Universidad respeta el designio del recinto, y reivindica con voluntad y entusiasmo su vocación.

Con una consideración escrupulosa a su condición de patrimonio histórico y artístico, con la asesoría, la acreditación y la labor de instancias y profesionales expertos en la materia; la Universidad ha restaurado el Colegio Civil como un proyecto estratégico de la visión 2012, que corona la histórica labor universitaria de difusión y extensión de la cultura.

Una corona que iluminará la creatividad, la reflexión y el pensamiento que desde sus espacios podrá compartirse.

El Colegio Civil Centro Cultural Universitario es un espacio para todos y de todos.

Es un espacio en el que retumba la historia. Es un espacio común para los universitarios y los nuevoleoneses en general, que guarda y proyecta, emociones que brotan sin artificios.

Al vernos a la puerta del recinto, en esta Aula Magna, inauguramos una etapa nueva de esplendor del Colegio Civil. Somos participantes y testigos de la historia, de la historia que está en marcha. Y eso es sumamente estimulante, emocionante.

Inauguramos, también, nuestra memoria; la memoria individual y colectiva. Y eso es sumamente conmovedor.


Al pisar de nuevo los corredores del Colegio Civil, el recuerdo personal y colectivo surge y se comparte. cada uno de los universitarios y los nuevoleoneses, cada uno de nosotros, reproduce vivencias, inquietudes e ideales que ocurrieron y se formularon entre los patios y los muros de este recinto; vivencias, inquietudes e ideales que hoy son una sonrisa, un suspiro y una experiencia que forma parte de nuestra identidad individual y social.

El Colegio Civil es parte de nosotros, es parte de la sociedad. Cada uno de nosotros está también en el Colegio Civil. La sociedad, su historia, también está aquí concentrada.


Aquí fue soñada nuestra universidad. Aquí se hizo realidad. El Colegio Civil ha sido el foro por naturaleza de los afanes de la convivencia escolar, de las aspiraciones de la juventud, de las agitadas movilizaciones y luchas sociales.

El Colegio Civil ha sido, inspiración para formular la ambición que nos sostiene. Y para eso recuperamos las palabras finales del rector más ilustre de nuestra universidad, antiguo alumno del Colegio Civil: Raúl Rangel Frías: “la universidad que es palabra y cultura, debe reconocer por encima de todo que es la verdad y la libertad de esa cultura”.

El Colegio Civil se ha recuperado con este sentido, con esa mística. Como centro cultural, el Colegio Civil será un espacio con convocatoria a la libertad, el conocimiento y la sensibilidad.

Para la Universidad Autónoma de Nuevo León, el Colegio Civil Centro Cultural Universitario significa también la voluntad por una vinculación con la sociedad de manera efectiva, y la firme disposición de hacer de la cultura y el arte patrimonios colectivos, al alcance de todos y para todos.

Porque es aquí, en la Universidad, donde la comunidad encuentra la piedra angular de los más altos valores humanos.

El desafío, lo reafirmamos, consiste en construir un modelo universitario centrado en el aprendizaje, en el cual la docencia, la investigación, la extensión de la cultura, la vinculación y el servicio social generen una amplia propagación y una efectiva penetración social del conocimiento.

En este marco, la Universidad ha hecho un gran esfuerzo, un esfuerzo gozoso, por recuperar el edificio del colegio civil, destinado a convertirse de nuevo en el máximo foro para la cultura y las artes.

Nuestro objetivo primordial es que el Colegio Civil Centro Cultural Universitario sea un espacio libre para la cultura y el arte, conocimiento y sensibilidad; un espacio que concentra tradición, en su histórico recinto, y contemporaneidad, en su programación; espacio dinámico y multidisciplinario, que ofrecerá una serie de servicios culturales y programas de actividades de divulgación de todas las expresiones artísticas a través de exposiciones, conciertos, espectáculos y presentaciones literarias, así como una agenda de extensión del conocimiento por medio de conferencias, talleres, cursos, seminarios y clases magistrales.

Esta majestuosa Aula Magna Fray Servando Teresa De Mier ha sido equipada con tecnología auditiva y de iluminación de primer nivel, de igual modo se ha reivindicado la legendaria Sala Zertuche para la realización de conferencias magistrales y nuestras principales cátedras especiales.

El Centro Cultural Universitario albergará además, como ustedes saben, la Pinacoteca de Nuevo León, propiedad del gobierno del estado, un patrimonio común a los universitarios en cuanto a que la gran mayoría de los creadores artísticos se han formado en el seno de nuestra institución, pilar en la enseñanza y difusión de las artes en la entidad.

Para la consecución de este sueño, proyectado hace diez años y realizado ardua y plenamente durante los últimos tres años, la Universidad contó con la inspiración y la colaboración de diversos personajes e instancias públicas y privadas, a quienes les decimos con cordialidad: gracias.

Gracias a la memoria de los personajes históricos que en diversos momentos y distintas circunstancias le otorgaron forma y sentido al edificio y a la institución del Colegio Civil: el obispo Andrés Ambrosio de Llanos y Valdez, el gobernador Santiago Vidaurri, el doctor José Eleuterio González, el escritor Alfonso Reyes y don Raúl Rangel Frías, el gran universitario.

Gracias al señor gobernador, licenciado José Natividad González Parás, por su apoyo decidido para hacer este día una realidad.

Gracias al gobierno federal por su apoyo.

A las familias Elizondo Barragán y Calderón Rojas, quines en conjunto con la Fundación UANL se han convertido en benefactores de este espacio cultural.

Gracias a los hijos del Colegio Civil: alumnos y maestros, profesores y catedráticos, que juntos hicieron del Colegio Civil un plantel del que egresaron la mayor parte de los profesionales, los intelectuales y los hombres de empresa que dan orgullo a Nuevo León.

Gracias a los artistas mexicanos y nuevoleoneses, universitarios, que han dado vida a los muros del Colegio Civil con sus obras pictóricos y sus veladas literarias; particularmente, a esta legendaria Aula Magna, escenario ineludible del desarrollo de las artes en Nuevo León y de la trayectoria de actores, directores teatrales, músicos y bailarines.

Gracias a todas las personas que desinteresadamente y con mucha voluntad y entusiasmo participaron en los trabajos de remodelación del Colegio Civil, en particular los expertos y las instancias oficiales reguladoras de la conservación de nuestro patrimonio, como el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Gracias a todos ellos, gracias a todos ustedes, la casa paterna de la Universidad está renovada, lista para propiciar un auténtico clima de cultura en nuestra entidad, operando como un museo activo y dinámico del patrimonio artístico universitario y del gobierno estatal.

Sr. gobernador, comunidad universitaria, amigos todos:

La emoción sostiene este momento de inauguración del Colegio Civil como centro cultural. Es la emoción de la vocación universitaria, un sentimiento vuelto patrimonio y compromiso por cumplir con la histórica y renovada esperanza de una sociedad que debe aspirar al conocimiento y la sensibilidad.

Herramientas personales