Cierra Guillermo Briseño Festival de Rock y Blues en el Aula Magna de la UANL

De WikiNoticias UANL

20 de marzo de 2009

Guillermo Briseño durante su concierto en Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

El mal clima y la llovizna que caían sobre las calles del centro de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, la noche del 15 de marzo de 2009, no fueron impedimento alguno para que Guillermo Briseño contagiara de rock y blues, al público asistente a su concierto.

Reunidos en el Aula Magna de Colegio Civil Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), los espectadores recibieron con aplausos al intérprete capitalino, quien tocó por más de una hora.

Entre aplausos, gritos y risas, el público dio la bienvenida al creador de la canción “El Túnel 29”, quien contaba ya, con algunos años acumulados de no pisar tierras regias, como él mismo afirmó.

Arropado con pantalón de cuero negro y entallado, camisa a rayas negro y gris, chamarra negra y tenis grises; Briseño salió pasadas las 20:30 horas al escenario, para adueñarse de él sin más compañía que el piano y una menuda iluminación.

Briseño saludó y agradeció a los presentes, se sentó frente al piano y comenzó a leer parte de su propia autoría, “Adiccionario”, el tercero de sus libros, en el cual crea un diálogo entre Cuauhtémoc y Cortés durante la tortura del primero (editado por la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza de la UNAM, 2004).

Cuando sus dedos tocaron la primer nota, el ruido cesó para dar paso al silencio de los presentes y convertirlos en simples espectadores.

Su cabello grisáceo por la edad y largo por convicción, se meneaba de un lado a otro en ciertas melodías y se comportaba estático ante otras, mientras todo el tiempo su pie derecho bailaba con la música.

Después de cada canción, Briseño continuaba con la lectura del diálogo, que a ratos hacia reír a los presentes. El concierto no fue más unilateral, sino se convirtió en interacción de música y risas, movimiento de pies y cabezas, donde las butacas estaban de más.

Constante fue verlo dejar sobre el piano sus lentes y libro tras cada lectura, poemas escritos a forma de abecedario.

Durante el evento Briseño interpretó piezas como: “Eslabón perdido”, “Viejos los cerros”, “Ojos de ballena”, “Cuidad de México”, “Se está viniendo”, “Blues para Marx”, “Que se diga algo de ti”, Esternón”, “Final feliz”, “Yo sabía que amarse duele”, “A mí, que no me cuenten”, entre otras.

Entre el movimiento de la larga y cana melena del intérprete, el danzar de los pies al ritmo de rock y blues en las butacas y las risas del público entre cada diálogo de “Adiccionario”, cerró el último de los conciertos del Festival de Rock y Blue en el aula Magna de la UANL, donde el artista Guillermo Briseño y su público compartieron tiempos.

GUILLERMO BRISEÑO

Compositor, cantante, pianista, guitarrista mexicano, Guillermo Briseño nació en México Distrito Federal en el año de 1945, toca el piano desde la edad de tres años. A los ocho recibe sus primeras lecciones formales (Bach, Schumann y libros de ejercicios).

En 1960, a la edad de catorce años, empieza a tocar rock atraído por Floyd Cramer (pianista de Elvis), Little Richard, Jerry Lee Lewis, y Ray Charles entre otros. Inició su carrera como músico en 1961, cuando formó parte del grupo de rock Los Másters.

Estudió Ingeniería Química en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y al mismo tiempo tocó con varios grupos: Cinco a priori, donde ya se interpretaban sus composiciones, El antiguo testamento y Soul Force con Javier Bátiz.

En 1975 inició su proyecto como solista, generando su propio estilo. Ha compuesto música para danza, teatro, cine, y video. Ha impartido también talleres para niños, jóvenes y adultos.

Briseño cuenta con tres libros publicados: “Versos para beber y también el vaso”, “Versos para después” y “Adiccionario”.

A lo largo de su carrera ha recibido premios y distinciones, como el del primer concurso de rock organizado por la UNAM, en el Museo del Chopo; y el Apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, del FONCA, a su obra “Romeo y Julieta” (escenas sinfónicas) estrenada en febrero de 1994, en la Sala Nezahualcóyotl con la Orquesta Filarmónica de la UNAM, bajo la dirección de Eduardo Diazmuñoz.

Herramientas personales