Ceremonia Solemne de Acción de Gracias

De WikiNoticias UANL

25 de septiembre de 2008

La comunidad universistaria asisitió a la Ceremonia Solemne de Acción de Gracias por el 75 Aniversario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, celebrada el 24 de septiembre en la Basílica de Guadalupe.

“Con la celebración del día de hoy, además de agradecer, los universitarios hacemos patente nuestro compromiso para seguir alentando la flama de la verdad, lema que nos distingue y nos exhorta a ser mujeres y hombres de bien, dedicados al desarrollo personal, profesional, familiar y social”, pronunció el Rector José Antonio González Treviño.

Lo anterior durante la Ceremonia Solemne de Acción de Gracias, a la que convocó la Fundación de la Universidad Autónoma de Nuevo León que está integrada en mayoría por egresados de la Máxima Casa de Estudios y que se realizó el miércoles 24 de septiembre en la Basílica de Guadalupe para conmemorar el 75 aniversario de la institución.

Hasta el templo religioso llegó el Rector de la UANL acompañado de su familia, para presenciar la homilía del Cardenal Francisco Robles Ortega, quien habló ante maestros, investigadores, estudiantes, egresados, personal administrativo y trabajadores de la Máxima Casa de Estudios.

AGRADECEN 75 AÑOS DE VIDA ACADÉMICA

El ingeniero Fausto Ibarra de la Garza, Presidente de la Fundación UANL, dijo a manera de bienvenida que durante 75 Años la Universidad ha aportado a la sociedad los profesionistas de las diferentes ramas del saber que, junto con egresados de otras escuelas de educación superior, han ofrecido su trabajo, esfuerzo y talento para generar satisfactores que la comunidad demanda para su crecimiento.

“Nuestra profunda gratitud a los visionarios fundadores de la Universidad y a todos aquellos que durante 75 Años de vida han colaborado en la formación educativa de nuestros profesionistas egresados para que tengan el nivel académico que nuestra emprendedora ciudad demanda”, expresó previo al inicio de la misa.

Ya en la homilía, el Cardenal Francisco Robles Ortega dejó claro que celebrar un aniversario más de vida de la Universidad Autónoma de Nuevo León permite a los universitarios ir a sus orígenes, a las motivaciones más profundas que dieron origen a su fundación, permite reconocer a las personas que tuvieron la iniciativa, a las que sustentaron el nacimiento, el desarrollo, la madurez de la institución.

“Nos permite hacer un recuento de las dificultades que hubo que sortear, de los momentos difíciles que depuraron el proyecto; celebrar un aniversario de una institución nos permite también gozar de sus frutos; nos exige mirar hacia el futuro para que la institución no sólo se sostenga y permanezca, sino para que haga brillar cada vez más el sentido y la razón de su ser”, dijo en su mensaje.

Insistió en que los frutos que ha dado este proyecto que nació en 1933 son ya una realidad en medio de este pujante estado de Nuevo León, contribuyendo con sus egresados en todas las áreas del conocimiento al bienestar de sus habitantes y al progreso verdaderamente humano.

Destacó en el sermón el ministerio de la enseñanza, del Jesús maestro que enseñó a quienes consideraba ovejas sin pastor y en ese contexto señaló que la Universidad tiene la misma virtud: la misión, el cometido de dar a todos los estudiantes todos los instrumentos para tener acceso al conocimiento.

“La Universidad tiene la misión de enseñar a los estudiantes a saber hacer, saber realizar con profesionalismo aquello que es su vocación y sabiendo hacer las cosas bien contribuyen al desarrollo, a que la vida sea más humana, a que la convivencia sea más armónica y más justa, a que la vida humana se desarrolle con mayor dignidad e igualdad”, continuó el purpurado.

Antes de la bendición final, el Rector José Antonio González Treviño dio un breve mensaje para agradecer a toda la familia universitaria el haber asistido a este acto de acción de gracias, que se realizó en el marco de los festejos por el 75 Aniversario de la institución que dirige.

Herramientas personales