Capturaron zonas urbanas de Monterrey

De WikiNoticias UANL

25 de enero de 2010

El Espacio de Arte de Rectoría exhibe “Puntos de Encuentro”, propuesta plástica de Graciela González que captura el paisaje urbano y la vida cotidiana del área metropolitana de Monterrey.

Avenidas, transporte público y parajes urbanos del área metropolitana de Monterrey, fueron la principal fuente de inspiración de Graciela González para realizar su propuesta plástica “Puntos de Encuentro”.

El relieve de la “Ciudad de las Montañas”, su crecimiento, sus paisajes, sus actividades y su gente quedaron impresos en esencia en las pinturas de la Diseñadora Industrial de la UANL y catedrática de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

“Para mí es un honor poder expresar mis ideas a través de lo que me gusta hacer y que los demás puedan apreciar y criticar mi obra para mejorar profesionalmente”, aseguró la artista universitaria.

En “Puntos de Encuentro”, obras en técnicas al óleo, acrílico y mixtas, se puede observar distintos lugares de la capital nuevoleonesa, en donde principalmente se unen vistazos a algunas estaciones del metro, paradas de camión, algunos personajes que dan vida a esta ciudad como payasos y hasta gente durmiendo en una banca.

Graciela González aseguró lo que dibujó es tan sólo una pequeña parte de todo lo que vemos en la vida cotidiana, aspectos que ella ha visto dentro de un automóvil o incluso al salir de casa y llegar hasta Ciudad Universitaria.

“Algo que quise hacer era mantener un equilibrio entre el vacío y lo lleno de cada pintura, otra cosa es que quiero dar a conocer las distintas realidades que vivimos y que a veces no queremos ver, es por eso que me aventuré con esta llamada de atención para que hagamos las cosas juntos”, dijo la maestra de la UANL.

La obra plástica se exhibio del 22 de enero al 26 de febrero, en el Espacio de Artes de Rectoría, ubicado en el vestíbulo de la Torre Administrativa de la UANL, en horario de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas.

Herramientas personales