Campamento de verano para niños con sobrepeso u obesidad

De WikiNoticias UANL

8 de julio de 2008

Este campamento no sólo fue para divertirse, es para que el niño dejara sentado un estilo de vida que se fomenta a lo largo del curso.

La Facultad de Salud Pública y Nutrición (FASPYN), en coordinación con el Hospital Universitario “José Eleuterio González”, invitó a los niños y niñas de entre 6 y 12 años de edad, que sufren problemas de sobrepeso u obesidad a participar en el campamento de verano “Vacaciones Saludables” en su edición 2008.

Este campamento, único en su tipo en Latinoamérica, es un programa donde a través de divertidas dinámicas de evaluación integral los niños participantes aprenderán a entender la obesidad desde una amplia perspectiva que incluye apoyo nutricional, mecanismos de conducta y de acondicionamiento físico.

La doctora Elizabeth Solís, coordinadora general de esta actividad, dijo que estudios hechos por la FASPYN revelan que al menos 3 de cada 10 niños sufren problemas de sobrepeso u obesidad, trastorno de la alimentación que lamentablemente la sociedad no acepta como enfermedad.

UN VERANO PARA APRENDE A COMER SANAMENTE

Una razón que con frecuencia se utiliza para no tratar a un niño obeso o con sobrepeso es pensar que el niño dejará de serlo sin tratamiento al llegar a la edad adulta; sin embargo la realidad es diferente, refirió la doctora Elizabeth Solís Pérez.

“Muchos padres de familia creen que el sobre peso o la obesidad se les va a quitar al creer, pero es un error; de hecho, aún muchas son las familias que no reconocen a la obesidad como una enfermedad, cuando en realidad lo es y cada vez parece con mayor frecuencia”, sentenció la investigadora de la UANL.

Es ante esta problemática que desde hace cuatro años la FASPYN realizan este campamento dirigido a los niños y niñas, a fin de proveer una experiencia divertida y segura fuera de casa bajo la supervisión de profesionales de la salud para que los niños y niñas con obesidad controlen su problema.

Las especialistas de la escuela que dirige Yolanda Elva de la Garza Casas, informaron que muchos de los niños que llegan a este campamento lo hacen ya con el síndrome metabólico, es decir, con problemas adicionales como diabetes, colesterol y cardiovasculares.

“En los campamentos se conoce la realidad de la obesidad sobre todo alrededor de la familia, es necesario que la sociedad reconozca que la obesidad infantil es una enfermedad crónica que se instala, no es una condición pasajera y que si no se controla con las medidas, recursos y decisión de las familias este problema no sólo tendrá impacto en economía en la salud, sino en la calidad de vida”, expuso Solís Pérez.

Dijo la académica de la UANL que las intervenciones deben ser multifactoriales, que se conjunte un programa que aborde la psicología en la familia, los aspectos nutricio, médico (pediatra y endocrinólogo) y acondicionamiento físico (el gasto energético).

“Está comprobado que a través de los campamentos los niños y familias entran a un sistema de saludad, comparten una experiencia fuera de casa e ingresan a un programa de un año de seguimiento en nuestra institución para saber si hay éxito en estas intervenciones o no”, precisó.

Insistió en que este campamento no sólo es para divertirse, es para que el niño deje sentado un estilo de vida que se fomenta a lo largo de este curso, que generalmente es para un cupo de 30 a 40 personas, donde la calidad de la atención es excelente.

Las investigadoras comentaron que los niños llegan a este campamento con un alto índice de masa corporal, con problemas de hipertensión arterial, niveles de colesterol alta e incluso con diabetes juvenil.

“Pero al terminar el campamento se ve una disminución en la masa corporal, mejoran sus indicadores metabólicos, es decir, que niños con hipertensión arterial o problemas de lípidos son abordados por endocrinólogos y definitivamente mejoran”, expresó.

En la edición 2008, el campamento se realizará en el parque Mundo de adeveras, donde los niños estuvieron hospedados 6 días y 5 noches; realizaron actividades deportivas y recreativas, tendrán clases de cocina y nutrición básica; una noche disco, fogata, camiseta, material didáctico, videoclips, premios y reconocimiento.

Herramientas personales