Cambio climático, un problema global

De WikiNoticias UANL

8 de febrero de 2008

El Premio Nobel de Química de 1995, Mario Molina, en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

El Premio Nóbel de Química de 1995, Mario Molina se manifestó aquí por alcanzar un acuerdo mundial para disminuir las emisiones de carbono a la atmósfera y mitigar los problemas del cambio climático.

Al asistir el 7 de febrero de 2008 al inicio de una cátedra en gestión ambiental con su nombre en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el investigador mexicano señaló que en este acuerdo debe incluirse a naciones como Estados Unidos, China e India.

A través de esta acción debería establecerse “un precio adecuado a las emisiones de carbono para que el mercado se encargue de encontrar las soluciones más efectivas”, dijo en una conferencia sobre el impacto del cambio climático en el mundo.

Manifestó que el reto es desarrollar en los próximos años nuevas energías que impacten menos al ambiente, pues al buscarse el desarrollo en naciones pobres del orbe, no debe hacerse bajo los esquemas actuales.

Un cambio en esa índole, según estudios del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés) costaría el equivalente al dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta, contra más del 10 porcentual de efectos negativos actuales por la contaminación, comentó.

Dicho monto, sostuvo el Premio Nóbel de Química de 1995, “es una ganga”, sin embargo, lo difícil es encontrar un acuerdo.

Recordó que el Protocolo de Kyoto no tuvo el éxito adecuado al no ratificarlo naciones como Estados Unidos –principal emisor de bióxido de carbono a la atmósfera-, y Australia.

En este contexto, subrayó que “no hay soluciones mágicas” como el uso de energía nuclear, pues es necesario tomar acciones simultáneas de la sociedad y mejorar la eficiencia energética.

Es necesario también que naciones como Estados Unidos tengan plantas nucleares más seguras en el almacenamiento de productos radiactivos, apuntó.

El uso de maíz para producir metanol no redunda en beneficios ambientales, toda vez que representa sólo una medida estratégica de Estados Unidos para no depender del petróleo.

Molina se manifestó a favor del uso de energía térmica solar para calentar el agua, lo cual permitiría ahorros de energía significativos.

De lograrse un acuerdo mundial en materia ambiental, el objetivo es limitar el cambio climático a dos grados centígrados, pues llegar a cuatro por ejemplo “sería muy arriesgado”.

En su opinión, las emisiones de bióxido de carbono deberán reducirse para las próximas décadas y así estabilizar la cantidad entre 400 y 500 partes por billón en la atmósfera.

La “Cátedra UANL en Gestión Ambiental Mario Molina” se dio dentro de los eventos conmemorativos al 75 aniversario de la Universidad Autónoma de Nuevo León en 2008, dijo el entonces Rector de la institución de educación superior, José Antonio González Treviño.

Herramientas personales