Buscaban estructurar programa de tutorías eficaz

De WikiNoticias UANL

28 de junio de 2007

La Universidad Autónoma de Nuevo León realizó el cuarto Encuentro Institucional de Tutorías, al que asistieron aproximadamente 400 profesores de la UANL e instituciones de educación superior de la región.

Un objetivo único tuvo la cuarta edición del Encuentro Institucional de Tutorías que se realizó el 28 de junio de 2007 en el auditorio de la Biblioteca Universitaria “Raúl Rangel Frías”: estructurar un programa de tutorías eficaz, considerando para ello la realidad del aula universitaria, los métodos de enseñanza, la capacitación de los profesores, el perfil sociológico, psicológico e intelectual de los alumnos, sus fortalezas y debilidades.

El entonces Secretario Académico de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), doctor Ubaldo Ortiz Méndez, inauguró el evento organizado por la Dirección de Orientación Vocacional y Educativa -que encabezaba hasta entonces el maestro Guillermo Hernández-, y que reunió aproximadamente 400 profesores de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y otras instituciones de educación superior de la región Noreste de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

La conferencia magistral estuvo a cargo del maestro Gilberto Guevara Niebla, experto con tres décadas en realizar investigaciones en materia de educación, quien aseguró que hay muchos factores que influyen en el acontecer de la educación superior en México y habrá que considerar todos y cada uno para coincidir y lograr ese programa de tutorías ideal.

Previo a su participación, el entonces Director del Centro de Investigación Educativa y Formación de Profesores, expuso que entre otras cosas, se debe analizar la dinámica de los jóvenes en el aula, pero sobre todo, la relación maestro-alumno, la que considera como muy débil. Aquí sus reflexiones:

¿Cuál es el diagnóstico de los jóvenes en el aula? Tenemos jóvenes muy inteligentes, que han crecido en un ambiente muy rico en estímulos, pero llegan a la Universidad con deficiencias, porque en la educación básica no les dieron esas herramientas que todos pensamos que esos niveles educativos deben ofrecer a los alumnos; entonces tienen deficiente y limitada formación intelectual.

En el aspecto ético, cívico, estético, físico y emocional sabemos que hay muchas carencias, los jóvenes de hoy, la generación X como le llaman, tiene dificultades para encontrar el sentido mismo de la vida y de compromiso. Es ambivalente y muy complejo el perfil que encontramos entre los alumnos.

Para los maestros es sabido que tenemos cada vez más profesores de planta, de carrera, que envejece, problemas de actualización, de relación entre la docencia y la investigación, con los sistemas de gratificación al desempeño que no funciona muy bien.

¿El perfil del maestro ha evolucionado también, según las circunstancias?

Sí. Tenemos hoy maestros que a veces están más interesados en la investigación que en la docencia, porque la investigación paga y gratifica más que la docencia, entonces ven a la docencia como una actividad subordinada, eso crea realmente un déficit en la enseñanza que es muy difícil de superar.

¿Lo ideal es que exista un equilibrio entre ambas actividades?

Exacto. Lo ideal es que el investigador sea al mismo tiempo un enseñante, un profesor, pero también que la investigación esté emparentada con la docencia y viceversa en cuanto a contenidos; José Gaos, maestro español, decía que la enseñanza en la universidad era una actividad artesanal y se debería aprender cómo los aprendices aprendían los antiguos oficios, es decir viendo al profesor en la acción y en el desempeño de la profesión. Lo que ocurre en la realidad es que la relación maestro-alumno es muy débil, porque los grupos son muy numerosos, los alumnos reciben poca atención directa del profesor, de manera que la masificación se convierte en un problema.

Y en toda esta situación en la educación superior, ¿las tutorías qué papel juegan?

Las tutorías pueden ser un elemento importante, dentro de un nuevo modelo de formación universitaria, pero es muy importante que los profesores reciban capacitación, estén entrenados, tengan herramientas. La tutoría es académica e intelectual, no es una tutoría de otro tipo, se puede incurrir en el error de confundirla con un apoyo psicológico o de otra índole. Esto es estrictamente académico. Ahora, estructurar un programa de tutorías eficaz es algo que va a ser materia de esta reunión y que debe discutirse.

¿No existe un modelo exitoso de tutorías?

Un modelo exitoso no lo hay. Existen muchos casos aislados o individuales de éxito en tutorías, pero un modelo que pudiéramos señalar no lo hay.

Herramientas personales