Busca incrementar calidad de vida en el campo

De WikiNoticias UANL

13 de febrero de 2009

Centro de Desarrollo de Agronegocios

Asegurar una expectativa de éxito en micro, pequeños y medianos empresarios del área agropecuaria es el imperativo en el Centro de Desarrollo de Agronegocios (CDA) del campus de Escobedo.

Proyectos académicos y de investigación estudian la teoría económica, la función empresarial, el descubrimiento de nuevos productos y servicios, y los fundamentos del crecimiento económico como resultado del proceso de la creación de riqueza.

“La vida en el campo es cada vez más atrasada, –comentó Homero Hernández Amaro, coordinador del CDA–, la gente prefiere emigrar a las ciudades o a Estados Unidos porque no ve interés en quedarse en su tierra y hacerla producir, las viejas metodologías estaban enfocadas básicamente a la subsistencia, pero las nuevas generaciones quieren algo más interesante para sus vidas, sus hijos, y la forma de lograr que los jóvenes se interesen por el campo es a través de empresas, de agronegocios que les permitan ganar más dinero, posibilidades de reinvertir, tener una mejor calidad de vida que sus padres”.

Esta es precisamente la intención del centro, fomentar el establecimiento y consolidación de empresas de este ramo mediante elaboración de proyectos, asesoría técnica, consultoría y capacitación empresarial.

“Pensamos en principio en un lugar donde el alumno hiciera sus prácticas profesionales –agregó Hernández Amaro –, pero vimos que hay una necesidad fuerte en el contexto de los negocios en el campo por lo que consideramos establecer un centro de desarrollo de agronegocios para apoyar a la comunidad. El centro está teniendo un gran impacto pues es más fácil llegar a los productores con el sello de la universidad”.

Observó como hay gente del campo con veinte, cuarenta y hasta cien hectáreas abandonadas y solo esperan el cheque que les da el gobierno por tener la tierras. Enfatizó la necesidad de crear una conciencia hacia la capacitación y ofrecer ideas a estos posibles productores sobre cómo levantar un negocio.

“Ya hay tres proyectos de desarrollo empresarial con productores de hortalizas, de ovinos y productores de leche de cabra; en Aramberri, en la comunidad de Sandia, apoyamos a 55 jefes de familia que tienen igual número de módulos de producción de hortalizas.

“Varias empresas se han acercado a nosotros, una de ellas se dedica a producir semillas de sorgo ricas en azúcar que permitan elaborar biocombustibles y planean sembrar cinco mil hectáreas en la región norte de San Luis Potosí con nuestra asesoría”.

El proyecto del CDA se había planteado en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) desde 2004 y con el nuevo Campus de Ciencias Agropecuarias se creyó conveniente conjuntar acciones para crearlo, más que circunscrito a una facultad específica, como un centro institucional.

El ingeniero Jesús Oaxaca, entonces responsable de consultoría y capacitación del centro, explicó que se conservaron aspectos del proyecto original y se incorporó un tema muy importante para la Universidad: la incubación.

“Implementamos dos sistemas básicos de vinculación con el exterior, un sistema asociado a la consultoría y capacitación para el desarrollo de agroempresas y otro es un sistema de apoyo y asesorías a empresas ya constituidas. Ahorita se está aplicando un proyecto para ayudar a supervisar y evaluar programas de extensionismo de la Secretaría de Agricultura, establecimos un convenio con el colegio de posgraduados para implementar este centro estatal de evaluación y ya estamos acreditados dentro de los cuatro centros a nivel nacional para apoyar programas de extensionismo de esta secretaría”.

Indicó que además del cuerpo académico y de investigadores que trabaja directamente en el área, pueden sumarse profesores e investigadores con algún proyecto que genere recursos, vinculación o ambas cosas.

La incorporación de alumnos no se circunscribirá solo a estudiantes de la Facultad de Agronomía, sino a todos los alumnos del campus y carreras afines.

“Tenemos un alumno de ingeniería agrónoma, dos de industrias alimentarias y cinco de agronegocios que están apoyándonos, y hay un equipo de estudiantes que está definiendo las estrategias para vincular la acción del trabajo con los alumnos, a los procesos de configuración de la incubadora”, agregó Oaxaca.

Un proyecto del Instituto de Valle Apatzingan, en Michoacán para una educación universitaria enfocada hacia el desarrollo rural, cuenta con el apoyo del Centro de Desarrollo de Agronegocios de la UANL, y así la cobertura obtiene un alcance nacional.

“Queremos apoyar a la gente de las comunidades, ha habido muchos años de una política pública de entregar activos como única vía de ayuda; nosotros buscamos un cambio de mentalidad, una disciplina diferente, no es lo mismo producir, vender, agarrar dinero y que la producción dependa de tu esfuerzo directo, a que dependa de mantener una serie de equipos, recursos, una estructura organizacional que a la larga representará mayores ganancias”.

A través de sus servicios de asesoría y capacitación empresarial, diagnósticos, diseños de planes de negocios, investigaciones de mercado y apoyo a servicios profesionales, el CDA en sus áreas de industria de alimentos, ganadería y agricultura ya ejerce (a la fecha) influencias en ochocientas empresas del país.

Herramientas personales