Busca aportar a la educación rural mexicana a través de modelo finlandés

De WikiNoticias UANL

16 de abril de 2008

Diego Juárez Bolaños, profesor investigador de Posgrado de la Facultad de Trabajo Social y Desarrollo Humano, realiza un estudio sobre la educación rural en Finlandia y la aplicabilidad de elementos específicos al sistema educativo mexicano.

Conoció de primera mano la circunstancia diaria de la educación rural, fue maestro durante tres años en comunidades potosinas como San Tadeo, un poblado de escasísimos habitantes, Santa Catarina una zona de indígenas pame de las más pobres del Estado y Xilitla, un pueblo cafetalero enclavado en la Sierra Madre Oriental, una de las partes más altas de la Huasteca.

Por tanto al hoy doctor Diego Juárez Bolaños, profesor investigador de Posgrado de la Facultad de Trabajo Social, le resulta familiar el tema, cercano tanto en sus investigaciones como en su vida, y profundizado con su más reciente estudio sobre la educación rural en Finlandia, país nórdico de Europa.

“Se eligió Finlandia porque es el país que tiene mejores resultados en evaluaciones internacionales de educación en todo el mundo, es un modelo muy flexible, constructivista y al mismo tiempo muy exitoso”, explicó.

“Es importante saber qué está ocurriendo en otros lugares y concretar una investigación totalmente aplicable a las escuelas rurales de México.”

Incorporado desde hace año y medio a proyectos de docencia e investigación en la mencionada facultad, Juárez aplicó para un fondo de la Secretaría de Educación Pública y el Conacyt, para estudiar ideas que hoy se ejecutan con éxito en Finlandia y que pueden ser beneficiosas para el sistema de enseñanza mexicano.

Ha sido un proceso largo que comenzó desde buscar contactos en universidades finlandesas, gente interesada en el tema, establecer contactos vía correo, hasta visitas a universidades, bibliotecas, intercambio con investigadores y trabajo de campo.

“Se harán recomendaciones muy concretas; una es los materiales, es importante readecuar y fortalecer los contenidos de los libros de texto, es un aspecto básico en Finlandia que aquí no se toma debidamente en cuenta.”

Otra cuestión mencionada por el investigador son los apoyos que tienen las escuelas rurales, “allá no están solas, tienen mucha relación con universidades, con escuelas de otro países, tratan de establecer redes con gobiernos y museos, hay museos que llegan hasta las escuelas rurales; uno aquí va a una escuela rural y la gente esta muy sola, el maestro se queja de que no tiene apoyo y es muy complicado.”

Concluido su trabajo de campo, ahora se encuentra en la redacción y en la estructuración de una amplia gama de propuestas.

“Como no hay suficientes recursos para establecer grandes bibliotecas en cada escuela rural, ellos toman un autobús, lo acondicionan como una biblioteca escolar que un día va a cada comunidad rural a que los niños consulten bibliografía importante.

“Aquí en Nuevo León se trató de establecer que la materia de inglés fuera obligatoria y la SEP dijo ‘no es posible, no hay suficientes maestros de inglés para todas las escuelas’, lo mismo ocurre en Finlandia, pero como no hay suficientes maestros para cada escuela, hay maestros que van cada día a distintas escuelas a enseñar inglés.”

Mencionó que este sistema también se aplica con maestros que atienden necesidades específicas en el aprendizaje de los niños y que visitan las escuelas para reforzar las materias en las que los estudiantes han mostrado dificultad.

“Aquí en México en las primarias hay materias que se llaman áreas complementarias, se consideran materias de relleno, educación física, cívica, artística, consideran más importante las matemáticas, el español, se le dedican muchas horas a la semana, y ya cuando el niño está cansadito lo ponemos a cantar.

“Allá es todo lo contrario, las matemáticas y la lengua finlandesa son importantes pero ni siquiera las ven todos los días, hay un día a la semana que sólo se dedica, por ejemplo, a las artes o a educación física, porque para ellos queda muy claro que el desarrollo de ese tipo de habilidades van a fortalecer los conocimientos que tengan en las otras áreas, es una intención de integrar el sistema educativo, de hacerlo muy completo. Son ideas concretas perfectamente aplicables, no requieren de un gran financiamiento, no se trata de hacer una gran reforma.”

Con el apoyo de maestros e investigadores de las universidades finlandesas de Jyväskylä, Oulu y Joensuu, Diego Juárez afianza una trayectoria de trabajo que ya suma diez años dirigidos a perfeccionar la enseñanza a niños de comunidades rurales.

En la investigación participa además su asistente, Eduardo Castro, a punto de egresar de la licenciatura en la Facultad de Trabajo Social y cuya tesis alude a cuestiones de educación rural.

El trabajo no se detiene, después de mostrar sus resultados en la presente investigación, busca a través de un financiamiento del Programa de Mejoramiento del Profesorado de Educación Superior (Promep) otro estudio que indaga sobre lo hecho en otros países que puedan brinda ejemplos de sus modelos a México.

“Voy a Colombia y a Cuba, pues ambos países tienen modelos exitosos de educación rural en América Latina. Y tenemos la ilusión de organizar un congreso de educación rural en México, donde podamos invitar a colegas europeos y latinoamericanos y crear una plataforma para aportar y traer ideas.”

Herramientas personales