Biodiesel: Una energía alternativa para preservar el medio ambiente

De WikiNoticias UANL

21 de abril de 2009

Equipo del proyecto de investigación de biodiesel: Luis Samaniego Moreno, Juan Antonio Vidales, Alma Ruiz y Rodolfo García Zambrano.

En aras de un mejor futuro y con el compromiso que implica la preservación del medio ambiente, la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) lleva a cabo investigaciones sobre el biodiesel a partir de la experimentación con aceite quemado, utilizado, principalmente, en cocinas domésticas.

El doctor Juan Antonio Vidales, catedrático de la misma Facultad y líder del proyecto de investigación del energético, indicó la importancia que tiene éste como una alternativa, ya que “se está tomando en cuenta en lugares como China, Estados Unidos y Europa. Dentro de este mismo aspecto, el energético es aprovechado a partir del aceite quemado que, cuando se desecha, genera una gran proliferación química”.

Actualmente existen compañías que compran el aceite quemado y a partir de él fabrican biodiesel, “evitando así reciclar compuestos químicos que dentro de la cadena alimenticia sean nocivos para la salud de las personas; se protegen los cuerpos de agua al no arrojar el aceite y se restringe un poco sacar combustible fósil del subsuelo, logrando con ello que la temperatura del ambiente se mantenga, al menos constante, eludiendo a contribuir con el calentamiento global”, argumentó el doctor Vidales.

“El Biodiesel es bastante viable, ya que es utilizado en camiones de la Facultad, es una manera de poder estar revitalizando y obteniendo algo a partir de o de lo que ya está usado, bajo la premisa de reciclar”, opinó al respecto el catedrático Luis Samaniego, quien además es colaborador en el proyecto que se lleva a cabo en la Facultad de Agronomía.

En cuanto a la técnica para la obtención del biodiesel, Samaniego informó que se están realizando pruebas a partir de reactivos de laboratorio, pero puede disminuir el costo de la obtención del mismo a partir de materiales industriales. Además, teniendo en cuenta el rendimiento obtenido en vehículos, es mucho más ligero en comparación al diesel común, siendo entonces mejor para el motor y para el medio ambiente.

En México, lamentablemente, está rezagada la investigación sobre el biodiesel, porque se trabaja con otras alternativas energéticas, sin embargo, es factible que dentro de corto plazo esto cambie.

“Las Universidades jugaremos un papel muy importante en la cultura de los combustibles y de las energías alternativas como el etanol, el mismo biodiesel, la energía solar y energías a través de reacciones anaeróbicas”, concluyó el doctor Vidales.

Herramientas personales