Asoma en epistolario umbrales literarios de Reyes

De WikiNoticias UANL

29 de mayo de 2008

La correspondencia sostenida entre Alfonso Reyes e Ignacio H. Valdés, recopilada y estudiada en una segunda edición por el padre Aureliano Tapia Méndez, posee el valor de presentar al “Regiomontano Universal” en sus primicias poéticas.

La correspondencia sostenida entre Alfonso Reyes e Ignacio H. Valdés, recopilada y estudiada en una segunda edición por el padre Aureliano Tapia Méndez, posee el valor de presentar al “Regiomontano Universal” en sus primicias poéticas.

“Es el primer acercamiento a los umbrales de la vocación literaria de Reyes. Es un documento valioso, significativo y el único hasta hoy que da testimonio de Alfonso Reyes a los quince años de edad”, expuso Alfonso Rangel Guerra.

Se estimaba como la más antigua correspondencia alfonsina la sostenida con Pedro Enriquez Ureña, iniciada en 1907, es decir, cuando contaba con 18 años de edad. Con Ignacio H. Valdés, compañero en el Colegio Civil, empezó el epistolario en 1904, a los quince años de edad.

Valdés también escribía poesía y le interesaba la literatura, pero había una gran diferencia, mientras en Reyes era una gran vocación, cabal, completa y rotunda, en su corresponsal era una inclinación más bien producto de la edad.

Los poemas contenidos en las cartas quedaron fuera de sus libros lo cual se explica porque Reyes apenas estaba aprendiendo a usar las formas del verso, de la metáfora y de la rima, explicó Rangel Guerra.

En ellas se ve, al paso de pocos años, entre 1904 y 1910, el proceso de maduración del niño adolescente al joven más seguro de sí mismo, así como de su visión literaria, de su escritura y de su poesía.

Pese a considerar a Valdés como uno de sus mejores amigos por la semejanza de espíritu, Reyes interrumpió la correspondencia porque había llegado a México quien sería su mejor amigo en la literatura y en la vida, Pedro Enríquez Ureña.

Cada uno siguió su camino, Valdés dejó de escribir poesía y se convirtió en un distinguido notario de la ciudad de Monterrey.

De los 41 documentos reproducidos en el libro Correspondencia Alfonso Reyes-Ignacio Valdés, 1904-1942, veinte ejemplares originales por las que ofrecía “un dineral” un jovencito hace cerca de veinte años, se encuentran en la Capilla Alfonsina adquiridos por la UANL, a instancias del Rector Gregorio Farías Longoria; tres en la Capilla Alfonsina de la ciudad de México y dieciocho fotocopiadas están en poder del autor obsequiadas por el mismo joven vendedor.

El padre Tapia sugirió incluir en el siguiente volumen en preparación de las obras completas de Reyes los versos inéditos y anteriores a los mencionados por él en las noticias de sus libros sobre sus primeros versos.

Herramientas personales