Aprender a Bach con recursos multimedia

De WikiNoticias UANL

20 de febrero de 2006

La maestra de la Facultad de Música, Antonina Dragan, ha creado un concierto-conferencia con fines didácticos dirigido a un público de todas las edades.

Dentro de la historia de la música, Juan Sebastián Bach es uno de los principales músicos compositores del periodo Barroco. En 1723 reunió una serie de obras escritas para el aprendizaje de sus hijos bajo el título de Invenciones y sinfonías.

Compuesta por quince piezas a dos voces y otras quince a tres, todas con estructura similar, la obra ha servido desde entonces para el aprendizaje de diversos músicos a través de los años.

Con estas invenciones y con el apoyo de la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), la maestra Antonina Dragan había estructurado un concierto-conferencia didáctico. La idea fue presentar un concierto ejecutado por los alumnos de la facultad y enriquecerlo con la explicación que ella realiza de la obra.

“El proyecto prácticamente surgió de la nada, simplemente era parte del programa que yo daba a mis alumnos, cada quien tiene que tocar una invención por semestre. Yo los vi muy interesados, se me ocurrió hablar con ellos. Al principio era sólo en forma de concierto, después pensé que sería interesante involucrar multimedia, después me fui más lejos, incluí historia, así nació.”

Como en México existe poco material, fue necesario traerlo de Alemania y traducirlo. El maestro Felipe Serna se encargó de la multimedia y el maestro Ricardo Niño de la presentación.

Dirigido a un público de todas las edades, hasta entonces, el programa había tenido una aceptación que no se esperaba debido a la forma en que estaba organizado.

En la primera intervención, de máximo media hora, se realiza una explicación, la pantalla ilustra lo que se dice, para después empezar a tocar. “Todo el conjunto reúne tres tipos de aprendizaje, oral, visual y auditivo, eso atrae la atención”, explicó.

Dragan habló de la importancia de difundir a Bach a través de la multimedia, “Bach del siglo XVIII con multimedia del siglo XXI es una mezcla muy interesante, no es nada más conferencia como estábamos dando hace veinte años”.

El programa había sido llevado, por ejemplo, a Montemorelos, en donde asistieron más de quinientas personas y los niños en especial se mostraron muy atentos.

“Abarca precisamente lo que le interesa a un escucha o a un aficionado de la música y, aunque lo manejan todas la universidades, puede estar dirigido a todos los alumnos, no necesariamente músicos.”

Dragan comentó que le gustaría dar a conocer el concierto en otros lugares, dentro y fuera de la máxima casa de estudios. Una de las propuestas era presentarlo como apoyo a la materia de Apreciación a las Artes en las diferentes facultades de la Universidad, además de realizar su grabación para que esto sirviera como material didáctico.

Con ayuda del Canal 53 se realizó la grabación de la primera parte, faltaba grabar la conferencia.

“No existe suficiente información, sobre todo en México, entonces esta es la única guía disponible para que los alumnos cuenten con este material.”

Como representante de la escuela pianística rusa, Antonina Dragan indica que podría dar un valor agregado a la metodología de aprendizaje, al aplicar esta metodología ayuda al alumno a entender la pieza que está tocando, ya que una nota puede tener expresión o lectura diferente, dependiendo de la época y estilo del compositor, puesto que las piezas tienen un entorno muy distinto al que tenían en aquel entonces.

Según explicó Dragan, las invenciones de Bach son piezas polifónicas y por tanto difíciles, “es un manejo de varias voces, técnica muy diferente a otras obras, cuando los tocas descubres algo mejor, es un material muy rico para el aprendizaje, para seguir buscando las formas nuevas de interpretación”.

Como Bach no realizó ninguna indicación en sus escritos, las piezas se prestan para ser tocadas de diferente manera y en diferentes instrumentos, siempre y cuando se respeten las leyes para acoplarlas.

“Bach no escribió nada para piano, es lo único seguro que podemos decir, era uno de los pocos compositores que no puso dinámica, no puso nada, descifró muchos adornos, junto con la tabla en la libreta para su hijo, pero en cuanto a toques, en cuanto a tiempos, en cuanto a carácter, no puso nada. Hay una línea muy fina donde no puedes pasar de buen gusto, no puedes convertir una pieza de Bach en una pieza de salón”, agregó.


Herramientas personales