Analizaron la productividad de la ciencia en el panel “La Educación Superior en el impulso a la Ciencia y la Tecnología"

De WikiNoticias UANL

4 de julio de 2008

Participaron los rectores de la UNAM, ITESM, IPN, así como el Secretario General de ANUIES.

En ocasión de la Conferencia Nacional de Ciencia y Tecnología que se realizó los días 3 y 4 de julio de 2008, el ingeneiro José Antonio González Treviño, entonces Rector de la UANL participó en el panel “La Educación Superior en el impulso a la Ciencia y la Tecnología”, donde analizó la capacidad, productividad y utilidad de la investigación mexicana.

En este panel, que se realizó durante la segunda reunión ordinaria de la conferencia, también participaron los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León, José Narro Robles; del Sistema ITESM (Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey), Rafael Rangel Sostman; el Director del IPN (Instituto Politécnico Nacional), Enrique Villa Rivera; el Secretario General de ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Nivel Superior), Rafael López Castañares; y el Vicerrector de la Universidad de Texas en Austin, Juan M. Sánchez.

En su oportunidad -y ante el al momento Gobernador José Natividad González Parás y el Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Juan Carlos Romero Hicks-, el Rector de la Máxima Casa de Estudios reflexionó en torno a la importancia de la ciencia y la tecnología para el desarrollo humano y social y compartió algunas acciones que darán sentido a la investigación universitaria.

SE REÚNEN PARA APOYAR LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El ingeniero José Antonio González Treviño inició su conferencia al dejar claro que es necesario ser capaces de transformar información en saber, pues de lo contrario se corre el riesgo de ahogarse en un mar de información no comprendida ni asimilada.

“En nuestro país, la satisfacción de necesidades inmediatas empujan el desarrollo de la mayoría de los sectores; sin embargo, en el largo plazo se requiere de la producción continua de nuevos conocimientos, los cuales se logran gracias a la investigación en ciencias fundamentales o en tecnologías de punta que son condiciones indispensables para un desarrollo duradero”, expuso.

Y luego mencionó la tarea de las universidades mexicanas: continuar ubicando la investigación en el corazón de sus preocupaciones y generar nuevos conocimientos que garanticen su vialidad futura.

A decir de González Treviño los desafíos en materia de investigación científica y tecnológica son: la capacidad, la utilidad y productividad de la investigación.

“Se debe reforzar de manera continua nuestra capacidad de investigación, que se refiere a la infraestructura material como a la disponibilidad de personal debidamente formado para hacer bien el trabajo de investigación”, argumentó.

De la utilidad de la investigación expuso que está significa que la investigación debe ser pertinente, en fase con los objetivos del desarrollo, “nuestras universidades deben contribuir a la solución de los problemas relativos al desarrollo, para ello es necesario continuar ligando a los productores con los utilizadores del saber, así como a los productores de conocimiento con la innovación”.

La productividad de la investigación debe mejorar, apuntó el Rector de la Máxima Casa de Estudios de Nuevo León, y ese es el tercer desafío, que las universidades sean capaces de proporcionar un mejor servicio gracias a su investigaciones.

“La falta de fondos, de infraestructura y de personal calificado debe obligar a nuestras universidades a ser más competitivas, mejorando continuamente la productividad de investigación; esto es más evidente cuando sabemos que en el futuro seguiremos compartiendo recursos que hoy en día son ya suficientes”, enfatizó.

Y luego compartió las acciones que darán sentido a la investigación universitaria son muy específicas: Mejorar el desempeño y la eficiencia de las universidades a través de la integración de redes; hacer el financiamiento externo más eficaz, reforzando la capacidad interna de producción de conocimiento; ajustar las teorías y las prácticas al estado actual del conocimiento; y nutrirse de la producción mundial de conocimientos mediante una participación creciente en las redes del saber.


Herramientas personales