Altar de Muertos, una tradición viva en la UANL

De WikiNoticias UANL

2 de noviembre de 2005

Los universitarios tributaron homenajes póstumos al escritor Alfonso Reyes, al cantante Rigo Tovar, al cómico Tin tan, al músico Víctor Jara, al payaso Pipo y a Malinali (Malinche).

En vísperas del 2 de noviembre, los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) montaron siete ofrendas del Día de Muertos en honor a escritores, músicos, actores y personajes de la historia nacionales y latinoamericanos.

La explanada y vestíbulo superior de la escuela de humanidades sirvió de escenario para el montaje de los altares caracterizados por la tradición de diferentes regiones del país, pero enriquecidos con elementos norestenses: platillos típicos, bebidas y artículos de manufactura local.

Así, los universitarios tributaron homenajes póstumos al escritor Alfonso Reyes, al cantante Rigo Tovar, al cómico Tin tan, al músico Víctor Jara, al payaso Pipo y a Malinali (Malinche).

El colorido del papel picado y de la flor de cempasúchil; los olores de la comida, los inciensos y del copal, junto a diversos géneros musicales como trova, cumbia y bolero, crearon una atmósfera especial entorno a la festividad de los fieles difuntos.

En los altares también se apreciaron las fotografías y artículos personales de los homenajeados, imágenes religiosas, veladoras, la cruz apuntando a los cuatro puntos cardinales, agua y sal para la purificación del alma.

Como parte de la celebración, los universitarios degustaron pan de muerto y champurrado, y disfrutaron de la voz de Pedro Morales la mañana lluviosa del 28 de octubre.

ALTAR OAXAQUEÑO A MALINALI

Siguiendo la tradición oaxaqueña, los alumnos del séptimo semestre de la carrera de Pedagogía montaron una ofrenda a Malinali o Malintzi, que se caracteriza por nueve niveles de acuerdo a la cosmovisión de los zapotecos.

Como una forma de reivindicar la memoria de la Malinche, los universitarios presentaron una propuesta derivada del mestizaje, que incluyó una tumba prehispánica, ya que en la antigüedad enterraban a los muertos y algunas de sus pertenencias dentro de un jarrón.

Alhelí Ávila Ledesma mencionó que para alcanzar el Mictlan (Paraíso de los muertos), tenían que pasar nueve vados o pruebas que incluía sortear obstáculos tales como ríos, montañas, frío, la antigravedad, flechas perdidas, jaguar que se comía los corazones, rocas filosas y a Mitlanticutti (Diosa devora hombres).

La alumna de Pedagogía destacó elementos representativos de estos niveles como obsidiana, zarape, jade y papel picado; además que se complementó con figuras de Dioses, alebrijes, pulque y alimentos nativos: calabaza, chile, tomate y cacao.

PERSONAJES DEL ESPECTÁCULO

El Colegio de Pedagogía también montó un altar en honor a Pipo, el payasito que hizo las delicias a diversas generaciones de regiomontanos. En la ofrenda a José Marroquín se colocaron fotos, vestimenta y pintura que utilizó para caracterizar al emblemático personaje infantil.

No podían faltar los “ojos” de Pipo, mazapán Azteca, entre los elementos del altar con sus siete escalones basados en la tradición judeocristina que representa los pecados capitales; el camino para guiarlo, jabón y la toalla para su aseo, y el arco de entrada al inframundo, explicó Josefina Maldonado.

Aunque en vida solo obtuvo un reconocimiento por parte de la Anda al cumplir 25 años de trayectoria artística, Germán Valdés “Tin tan” recibió un tributo por parte del Consejo Estudiantil de la Facultad de Filosofía y Letras, con la realización de Susana Dávila, Daniel Estupiñán, Yabeth Mendoza y Blanca Montalvo.

En el altar del cómico mexicano pudo observarse el traje de “pachuco”, los pósteres de sus películas, sus barcos Tintavento en alusión a su afición por los mares y la pesca, así como su producción discográfica.

EL REGIOMONTANO UNIVERSAL

En la escuela de humanidades de la UANL no podían faltar las ofrendas al escritor Alfonso Reyes. Isaí Gutiérrez y Yanel Martínez del Colegio de Bibliotecología realizaron una propuesta en la que incluyeron algunos de sus poemas.

Por otra parte, alumnos del Sistema Abierto y a Distancia de la FFyL realizaron un trabajo de investigación que aunado a los elementos del tradicional altar de muertos, incluyeron diversas frases alusivas a la muerte seleccionadas entre las obras del “Regiomontano Universal”, comentó Silvia Esmeralda Rodríguez Cisneros.

  • Cuando esté muerto todos dirán que fuiste bueno
  • Cayendo el muerto y soltando el llanto
  • El muerto y el arrimado a los tres días apestan
  • Al fin que para morir nacimos
  • A mí la muerte me pela los dientes
  • Se me subió el muerto
  • Caite muerto
  • Mujeres juntas solo difuntas
  • Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra
  • El muerto al pozo y el vivo al gozo

DE LA CUMBIA A LA TROVA

“Rigo es amor” reza la frase del altar en honor al cantante tamaulipeco cuya producción musical permeó a los diferentes estratos sociales de México durante la década de los setenta y que hizo bailar al ritmo de sus éxitos como “Mi Matamoros querido”.

La ofrenda instalada por alumnos de tercero y quinto semestre de la carrera de Historia incluyó seis LP, un plato de mole, una botella de brandy, cigarros y representación del fútbol, el deporte favorito del icono de la cultura popular mexicana acaecido el pasado 25 de marzo.

Personificando al ídolo matamorense, Olaf Manuel Serna Garza porta unos lentes tipo aviador, sostiene una guitarra y ejecuta uno de los saltos característicos del intérprete de “El Sirenito”.

“Esto (caracterización) es para darle un sentido más personal. Rigo Tovar fue una persona que supo combinar dos estilos musicales: Rock & roll y cumbia con ritmo tropical y que vino precisamente a cambiar el concepto de cumbia en la década de los setenta. Este homenaje es por su legado cultural y social en México”, dijo el estudiante de Historia.

Junto con su Costa Azul, Rigo Tovar llegó a diversos sectores de la población con temas tales como “Mi amiga, mi esposa y mi amante”, “Canción para una decepción de amor” y “Dos tardes de mi vida”, inspiradas en su gran pasión: las mujeres.

Esta propuesta fue elaborada por Alberto Cantú Sánchez, América Iracheta, Eunice Costilla Cruz, Adriana Sánchez Zermeño, Citlali Ledesma Hernández y María Guadalupe Ortega Salazar.

Otro de los personajes del medio artístico recordados fue el cantautor chileno Víctor Jara, muerto a consecuencia de las palizas y torturas durante el golpe de estado al gobierno de Salvador Allende.

Josué Collazo y Roel Torres -alumnos del Colegio de Letras-, montaron un telón para representar el teatro, una de las pasiones del artista sudamericano que lo llevó a ganar el premio “Laurel de Oro” por su trabajo histriónico. Asimismo colocaron elementos del folclore chileno como el bombo, la zampoña, quena y mate (bebida tradicional).


Herramientas personales