Alfonso Reyes a ritmo de chotises y huapangos

De WikiNoticias UANL

28 de mayo de 2009

“Alfonso Reyes… coplas, versos y cantares”

A ritmo de huapangos y chotises los versos alfonsinos se desgranaron en el Aula Magna durante el concierto “Alfonso Reyes… coplas, versos y cantares” como una forma distinta del grupo Tayer por difundir el aprecio a su obra y a la música tradicional.

“Alfonso Reyes –dice José Garza Santos– tomó textos de la lírica popular, lo aprendido de niño lo acompaña toda su vida.”

Esto se aprecia en las canciones populares de la región presentes en algunos de sus textos fundamentales. Por ejemplo su “Lamentación bucólica” parece asimilar mucho de la canción “El pastor y la cordera” como se conoce en el municipio de General Terán.

Así también “Celeste Adelaida” se debe a su gusto por la vieja canción “Adelaida querida”, presente actualmente en la tradición oral de Los Ramones.

De esta forma se armó un programa donde Tayer alterna un texto alfonsino musicalizado con los géneros tradicionales norestenses y una canción popular.

“Tratamos de lograr la identificación de la gente con la música de antaño, pero también buscamos formas armónicas nuevas como un aporte del grupo”, explica Garza.

Los típicos instrumentos del folclor regional empleados también corresponden a la época del escritor. La mandolina de Pedro Nicolás Garza y el violín de Alejandro Hernández evocan su popularidad a inicios de siglo XX, el saxofón, su auge durante la conformación de las orquestas en los veinte, y el acordeón por Gabriel Martínez, hace su incursión en los treinta.

Así suenan las mañanitas tapatías y las mañanitas norteñas tituladas “En tu día” mientras Luis Fernanda Patrón recita los versos de “Amapolita morada” o bien, suenan la tonada de dos chotises como “Monterrey de mis amores” y “Cerro de La Silla” al tiempo de escucharse sus rimas: “Llevo al cerro de La Silla/ en cifra y en abstracción”.

El programa incluyó además como parte de ese trabajo definido por Tayer como “artesanía musical”, los textos alfonsinos “Sol de Monterrey”, “Árboles”, “Romance a Monterrey” y “Sopa”.

Junto a ellas el repertorio de canciones tradicionales como “Los Tinamaistes”, “Al pie de un árbol”, “Canción a Monterrey” y “Antojos”, estas últimas de don Manuel Neira Barragán.

El espectáculo estuvo salpicado con el humor, los refranes, las anécdotas referidos en su narración por Tacho Carrillo Guajardo.

“Esta labor sigue –afirma Garza–, algunos textos de Reyes los descartamos por inteligibles, otros los estamos madurando, les buscamos las tonadas basadas en canciones populares conocidas en la región.”

Herramientas personales