Abriendo la mente, abriendo más puertas

De WikiNoticias UANL

5 de junio de 2009

Los hermanos Rendón Hernández pasaron un año estudiando en Francia, conociendo además el idioma y la cultura.

Alberto Ahmed y Adrián Abdalá Rendón Hernández son un caso de éxito universitario, profesional y personal, un ejemplo de constancia en el estudio y el trabajo, compromiso en su profesión y orgullo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

El punto de partida y detonador del cambio en sus vidas surgió cuando deciden dejar Monclova, Coahuila, para estudiar en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Adrián decidió entrar a la carrera de Ingeniero en Electrónica y Comunicaciones, mientras que su cuate Alberto, Ingeniero en Electrónica y Automatización, ambas carreras en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME).

En el segundo año de estudios y ante la difícil situación económica, buscaron oportunidades de financiamiento. Fue cuando aplicaron para la General Electric Scholarship Foundation, la cual beca a sólo quince estudiantes sobresalientes de ingeniería en el país, pertenecientes a una exclusiva selección de universidades, entre las que se encuentra la UANL.

Al respecto, Adrián comentó: “Mandamos la candidatura, es un proceso largo, lleva más de seis meses y fuimos elegidos. El siguiente paso consistía en una entrevista en el Instituto Internacional de Educación en su sede de la ciudad de México. Ahí un jurado, nos hizo una entrevista donde expusimos los motivos por los cuales deseamos obtener la beca, que consiste en una aportación económica semestral en dólares para financiar nuestros estudios.”

Alberto y Adrián, lograron su objetivo al ser becados y reconocidos por GE y así pudieron continuar y financiar el resto de su carrera. Pero los retos continuaron en cada uno de sus semestres, en los que obtenían las mejores calificaciones. Fue en el 2007 cuando, de nuevo juntos, solicitaron por medio de la UANL, la movilidad académica al Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas (INSA) en Lyon, Francia.

“Cuando supimos del programa de movilidad, aplicamos la candidatura para obtener la beca y la Fundación UANL también nos becó. Teníamos entonces las dos becas para poder estar en Europa. Estuvimos allá haciendo varias materias y volvimos en el 2008 para graduarnos”, comentó Alberto Ahmed Rendón.

Durante su estancia en Lyon cursaron materias como los alumnos franceses, pero también existe la oportunidad de realizar prácticas profesionales, lo que aprovechó Alberto Ahmed: “Estuve seis meses en la escuela y el segundo semestre planee hacer prácticas profesionales. Busqué una empresa y se hizo el convenio entre ésta y la universidad francesa. Ahí desarrollé un proyecto con ayuda de dos tutores, uno en la universidad y otro en dicha empresa. Al final presenté mi proyecto ante un jurado, que es uno de los requisitos”.

Mas además de la experiencia profesional que obtuvieron en su movilidad académica, saben que la experiencia cultural es muy importante, tanto las cosas buenas como las malas y de ambas han aprendido. Entre risas Alberto recordó: “Cuando estaba haciendo prácticas, estaba en la cafetería y de repente una persona de la cocina se me acerca y al oír mi acento me pregunta de dónde vengo, le contesté que de México, a lo que me preguntó ¿y qué hablan allá?, ¿mexicano?”.

Después de un año en Francia en el que tuvieron que aprender el idioma y adaptarse a la forma de vida, como lo mencionan, haciendo hincapié en las diferencias de la alimentación, los hermanos Rendón volvieron a su Alma Máter, la UANL. En el año 2008 se graduaron con honores al obtener la medalla del Mérito Académico de la FIME, cerrando así un ciclo de éxitos y crecimiento personal y académico.

En un futuro, los hermanos Rendón Hernández desean seguir estudiando y preparándose y claro que les gustaría volver a Europa y al Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas, donde consideran que se tiene un excelente nivel: “El INSA está muy a la par en programas académicos y lo que requiere la industria. Asimismo, las universidades europeas tienen muy buen nivel, pero es también importante conocer qué universidad se adapta más a lo que uno quiere y gusta, cualquiera que ésta sea” puntualizó para finalizar, Adrián Rendón.

Herramientas personales