Aborda la diversidad sexual y su marginación social

De WikiNoticias UANL

8 de diciembre de 2006

Una historia que habla acerca de la diversidad sexual y la marginación que la sociedad impone a quienes eligen ser felices y vivir su vida sin acatar lo “políticamente correcto” es el tema de Lula y Pela (más la justicia), obra en un acto del dramaturgo Emilio Carballido.

Una historia que habla acerca de la diversidad sexual y la marginación que la sociedad impone a quienes eligen ser felices y vivir su vida sin acatar lo “políticamente correcto” es el tema de Lula y Pela (más la justicia), obra en un acto del dramaturgo y guionista reconocido nacional e internacionalmente Emilio Carballido, quien una vez más expone de manera incisiva y magistral un tema polémico que paulatinamente está ganando más atención y espacios de expresión en todos los ámbitos.

El narrador veracruzano autor de obras como Rosa de dos aromas, Te juro Juana que tengo ganas, Escrito en el cuerpo de la noche y La danza que sueña la tortuga, así como de 29 trabajos para cine donde destacan Macario y El águila descalza, visitó la ciudad de Monterrey y presentó este trabajo realizado y estrenado en el 2005 en el Museo del Chopo del D.F., acompañado de Hernando Garza, periodista y dramaturgo, y el director teatral Luis Martín en las instalaciones del teatro Espacios, de la Facultad de Artes Escénicas.

Lula y Pela (más la justicia), el décimo título de Drama, colección de dramaturgia mexicana contemporánea de la Secretaría de Extensión y Cultura y la Facultad de Artes Escénicas, narra un momento de las vidas dos homosexuales que son involucrados injustamente en un hecho delicitivo y cómo los prejuicios y la homofobia de la sociedad los ubican como sospechosos, sometiéndolos a la discriminación y el abuso por parte de la autoridad policial, una situación sumamente triste pero que Carballido maneja con el humor que le caracteriza, y que sin caer en el escarnio deja al público como tarea la reflexión en torno a las maneras y acciones que cada uno asumimos ante una realidad de indiferencia, corrupción e intolerancia ante la diversidad que siempre ha estado presente, pero que se manifiesta cada vez con mayor fuerza entre nosotros.

“Si Celia Cruz dice que la vida es un carnaval, para Carballido es una fiesta de disfraces vital, divertida y alucinante”, señaló Garza durante su intervención. A través de diálogos certeros, directos y llenos de frescura, dijo, Carballido nos transporta a un juego de máscaras donde los personajes se muestran como son en un juego teatral, ya que son hombres de día y mujeres de noche, pero también resulta evidente la tristeza de los personajes ante la imposición no escrita de mantener en secreto sus preferencias sexuales. “Carballido muestra, denuncia y critica la discriminación por las preferencias sexuales, la invasión de la privacidad y la violación a los derechos humanos en una sociedad donde la opresión se ha convertido en algo natural”, afirmó.

Dijo además que Carballido, de manera quirúrgica y poseedor de una gran sabiduría del alma humana, desentraña a estos personajes y los muestra al público, expresando las injusticias a que son víctimas, pero que a pesar de la crudeza mantiene la esperanza de que el mundo cambie, y prueba de ello es la reciente aprobación de las sociedades de convivencia en el DF, instrumento jurídico que permitirá a las parejas del mismo sexo a regularizar su relación ante las leyes, y un asunto que ya es analizado por Coahuila, Michoacán y Jalisco.

Para Luis Martín, la obra de Carballido es siempre un hallazgo de maravillas y cosas mágicas y comentó sobre que en países como España, Holanda, Canadá y Uruguay los matrimonios entre personas del mismo sexo son ya un hecho, mientras que México va dando los primeros pasos al discutirse el tema a nivel federal, posible en gran medida gracias a la presión del medio intelectual, y que estamos de cara a un enorme trabajo que hay que proseguir, puesto que el tema existe en nuestro país y forma parte de nuestra realidad. El director teatral señaló que basta con ver las obras de teatro o literarias, entre otras expresiones artísticas, evidencia de las voces de un sector social que cada vez más puede definir la balanza en los periodos electorales.

“Para Carballido las cosas se van componiendo lentamente y actos como los desfiles son un acto de franqueza”, esto en medio de un momento histórico espantoso y los intolerantes e hipócritas grupos de derecha, dijo.

Sobre cómo surgió la idea de Lula y Pela…Carballido lo atribuye a una visión fugaz y calificó como bello e importante tratar el tema abierta y francamente en su obra, aunque confesó que no es cosa fácil. Realizarlo en tono de comedia-farsa dio un resultado hermoso, tan así que en su puesta en el DF la gente “aulló de gozo”, resultado entre otros factores, del novedoso abordaje del tema. Efectivamente, dijo, es una historia llena de elementos tristes, dos personajes con vidas muy lamentables, pero narradas de forma humorística.

Tras detallar algunos elementos escenográficos notables en su obra, Carballido agradeció la asistencia del público y refirió que el final de ésta puede ser muy brillante, porque “todos se cambian, se ponen disfraces y salen a la calle prometiendo algo que todavía no se cumple”. Uno de los diálogos que mejor representan lo anterior lo dice Lula, casi al final de la obra, cuando todo deriva en una suerte de musical-carnaval-fiesta de disfraces: El mundo es un lugar callado y triste / y me encierra en un rincón. / Cada vez más estrecho, muy peor; / y yo viajo por calles que no existen.

Herramientas personales