“La mejor manera de diseñar es imitar a la naturaleza.”

De WikiNoticias UANL

10 de octubre de 2005

La entonces alumna de noveno semestre Alejandra Reyes Carrales años denominó la sala que diseñó como “Piña” porque en esta forma de la naturaleza ella encontró patrones de orden. Citando a Rodin señaló que “en la naturaleza se encuentran todos los estilos del futuro”.


La entonces alumna de noveno semestre de veintidós años denominó la sala que diseñó como “Piña” porque en esta forma de la naturaleza ella encontró patrones de orden. Citando a Rodin señaló que “en la naturaleza se encuentran todos los estilos del futuro”.

“Mis diseños tienen que ver con aspectos de funcionalidad –explica Alejandra–, en ese sentido trato de basarlos en cosas que tengan que ver con la naturaleza porque la naturaleza nunca se equivoca, todas sus funciones, todas sus creaciones como los objetos y los animales son perfectos porque ella los creó, entonces pienso que la mejor manera de diseñar es imitar a la naturaleza.”

Por ello empleó colores lisos para que las personas sientan como si estuvieran en el bosque, además los tres elementos de la sala, el love seat, el taburete y el sillón se pueden juntar para formar una sala-estadio “por si un día nada más quieres tenderte en la cama gigante”.

“Quise hacer una sala divertida porque uno llega de la oficina donde todo es gris y negro, entonces pensé en la casa como un lugar donde llegaras a disfrutar, no a estresarte más.”

Alejandra nutrió sus diseños de las ideas que surgieron de observar su entorno, el comportamiento de la gente, su forma de vestir “porque ellos hacen su propia moda”, las revistas y hasta los dibujos animados de la televisión.

Una gran influencia fue el tema de los fractales y la teoría del caos de que les habló una maestra. Si la ciudad se vuelve cada día más inhabitable, ¿por qué no regresar a la naturaleza? No debe temérsele al caos, no es un desorden, sino un orden alternativo.

Ella consideró a la carrera de Diseño Industrial como muy completa, dado que ofrece la oportunidad de realizar creaciones que tendrían vida propia “como si fueran tus hijitos”.

“Yo siempre he tenido una necesidad de estar creando cosas y en la facultad te enseñan cómo”, aunque pensó que faltaban maestros del extranjero para conocer perspectivas diferentes.

Feliz por el primer lugar, Alejandra sintió que se le abrieron las puertas para seguir creando y diseñando.

“El punto es diseñar cosas para que la gente sea feliz y viva en un mundo siempre mejor, tratar de ayudarla, pero sin dañar a la naturaleza y mientras tenga un trabajo que me permita hacer eso y aparte me dé de comer, será magnífico.”

Herramientas personales