Ópera de Rossini en Teatro Universitario

De WikiNoticias UANL

26 de junio de 2006

La Universidad Autónoma de Nuevo León presentaría los días 2 y 3 de julio la opera de Gioachino Rossini, “La Scala Di Seta”, con la participación de alumnos, maestros y egresados de la Facultad de Música.

Con un presupuesto escaso, pero con mucho entusiasmo y ganas de cautivar al público que gusta del bel canto, la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo León presentaría los días 2 y 3 de julio de 2006 la opera de Gioachino Rossini, “La Scala Di Seta”.

Alumnos, exalumnos y maestros de la Facultad de Música (FAMUS) de nuevo salen al escenario del Teatro Universitario para ofertar un menú interesante: una obra en un acto. “La escalera de seda” es una obra de enredos, ligera para “digerir” y divertida, donde se puede apreciar el talento de Rossini.

Participan Cristina Velasco, Rocío Tamez y Rafael Blásquez, exalumnos; José Rubio y Gabriel Salgado, alumnos; y Javier Camarena, como invitado. El profesor titular y responsable de este programa es el doctor Felipe Estrada Ramírez. La cita es a la 20:30 horas.

TALENTO UNIVERSITARIO

“La Scala Di Seta” es la segunda ópera que presenta la FAMUS. La primera que realizó fue en febrero de 2005, también una obra de Rossini (“La Camibiale di Matrimonio”), luego de 17 años de ayuno operístico en Monterrey.

“Esta obra se logra con el auspicio del programa de exbecarios PROMEP, donde la UANL obtuvo recursos para llevarla a cabo; aún que el presupuesto es muy raquítico, hemos podido montarla, claro, con tan sólo seis cantantes y una orquesta de 30 músicos”, expresó David Josué Zambrano, coordinador Ejecutivo.

Fue Zambrano quien explicó que el objetivo de la FAMUS es tener un acercamiento a la población por el gusto y disfrute de este arte, así como señalar un camino para institucionalizar este trabajo operístico que pudiera lograr que la facultad presente al menos una ópera al año.

“La Scala Di Seta” es una ópera que se estrena en Monterrey, compuesta por Rossini y con libreto de Giuseppe María Foppa, basado en un texto de Francoise Antoine. Se estrenó en Venecia hace 194 años.

Rocío Tamez enumeró las características que debe tener el cantante de ópera, sobre todo de obras como la de Rossini: tener un rango de voz bastante amplio, tener mucha flexibilidad en la voz para hacer florituras y bastante control, así como la habilidad de correr por el escenario y cantar al mismo tiempo.

“La soprano tendrá que hacer una coloratura con muchísima agilidad, la mezzosoprano tiene que poder cantar bastante bajo y tener mucha agilidad en la parte de arriba de la voz y así con todos; tener control, flexibilidad y mucho control en la voz”, dijo Tamez, quien hará el papel de Lucilla.

Herramientas personales